valores

Indemnización económica – origen de un mar de dudas

“15 de Julio de 2008. Juan Manuel, un joven de 22 años, lleva dos años en prisión por haber matado a su novia con un arma blanca en un arrebato de celos. Desde entonces comenzó una larga investigación basada en los hechos recopilados y las pruebas halladas en el lugar del crimen. Llegó el momento de celebrar el juicio. Hoy es el día en el que un jurado popular pronuncia el veredicto: CULPABLE. El Juez le sentencia a quince años de prisión y una multa de doscientos cincuenta mil euros a pagar a los padres de la difunta.”

¿Se ha hecho justicia?

A menudo escucho que, en caso de homicidio, el culpable debe reembolsar una indemnización a los familiares por la pérdida ocasionada, aparte de permanecer nos años en prisión. Es evidente que se debe “PAGAR” por los hechos, pero, ¿pagar literalmente? Ya que ponerle un precio a la vida de un difunto me asombra.

homicidio

Esto de la indemnización económica crea una serie de dudas como las siguientes:

  • ¿Podemos poner precio a la pérdida de un familiar por medio de un acto violento?
  • ¿Dónde está la tabla de cotización según la cual se rigen los jueces que dictaminan el importe de tal indemnización?
  • ¿Una indemnización económica para qué?
  • ¿Acaso el dinero puede sustituir a una hija, un hijo, una madre, un padre, una novia o a un novio?
  • ¿Puede el dinero reparar el daño causado?
  • ¿Puede restituir el corazón roto o curar las secuelas psicológicas de los familiares que quedan?
  • ¿Acaso puede resucitar a la persona muerta devolviéndonosla?
Las respuestas a estas preguntas son evidentes, pero la indemnización incomprensible.

Indemnización por daños y perjuicios… ciertos daños no se reparan ni con todo el dinero del mundo. El dinero no repara la pérdida, no llena el vacío que queda, no nos devuelve el sueño perdido, no sana la angustia ni el dolor que se siente.

No sé si existe un barómetro para calcular el valor de la perdida humana, pero se ve que OTRA VEZ el dinero manda. El dinero imparte poder, compra la libertad y el silencio, compra la justicia y los votos, reparte un placer ficticio. Una vez más, el dinero, llamémosle mejor la indemnización, resuelve aparentemente las situaciones para tapar, acallar, dar por zanjado, tranquilizar.

balanza

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: