Diferentes costumbres y ritos religiosos, algunas veces nos hacen estremecer de terror, ante el comportamiento humano cuando está inmerso en el fanatismo religioso y costumbres heredadas, que le llevan a someterse a duros castigos para ofrecerlos como muestra de su fe y sumisión. Si bien en la procesión del Viernes Santo en algunos pueblos de Filipinas se flagelan y crucifican, con la creencia que con ese sacrificio protegen a la familia, en Tailandia, en Phuket concretamente, el llamado festival vegetariano, va más allá de toda imaginación humana.

 

fotografia

Este festival parece ser que empezó sobre 1825, cuando el gobernador de aquellos tiempos se instaló en la isla principal, donde se sufrían muchas fiebres, y se cuenta que un grupo procedente de China llegó para trabajar en las minas, donde sufrieron una extraña enfermedad. Para curarse, decidieron no comer carne, solo vegetales y ofrecer el sacrificio a los dioses para que les sanara. Los síntomas de la enfermedad desaparecieron y desde entonces, los que son de ascendencia china realizan una dieta vegetariana que dura diez días para la limpieza espiritual.

 

fotografia

A los que son elegidos, se les puede ver caminar descalzos sobre carbones encendidos y se realizan auto torturas con la finalidad de dar buena suerte a su comunidad. Hay dos categorías, los que han hecho algo malo durante el año, y los que son elegidos por los dioses por sus buenas cualidades morales. Durante estas ceremonias se atraviesan el cuerpo y principalmente la cara, con objetos punzantes. Durante diez días no se permite comer carne, solo dieta vegetariana como tampoco deben tener relaciones sexuales.

 

fotografia

Todo este ritual es para atraer la buena suerte a la población y también tienen la creencia que los que prectican estos ritos serán afortunados. Este festival suele durar del 29 de septiembre al 7 de octubre y las ciudades de Phuket y Trang se visten de gala para celebrar una de sus fiestas mas estraña y espectacular. El nombre de festival vegetariano no indica nada de lo que en realidad acontece en este lugar ni la gran expectación que despiertan los ritos sangrantes que realizan estas personas, desafiando al dolor y mutilando su cara para atraer el favor de los dioses.

 

fotografia

Durante el ruido atronador de los tambores se atraviesan la lengua y las mejillas con sables o agujas punzantes, todo para conseguir la purificación del espíritu y el favor de los dioses. Todo esto, es mucho más que un sacrifício de no comer carne, la deboción que sienten es más fuerte que el dolor, y por ello, desafiantes se ofrecen voluntarios a estas sangrantes tortura, con la valentía y la fuerza que la fe les proporciona. 

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: