Estas dos mujeres vivieron un gran amor a principios del siglo XX, fueron víctimas de la sociedad que les tocó vivir pero contra viento y marea lucharon para estar juntas. Desde que se conocieron sabían que no podían vivir la una sin la otra. por ello se enfrentaron a un mundo que no aceptaría nunca su unión.

La madre de Marcela declaró a un periodista; "Yo, que dominaba a mi esposo y que podía dominar a un regimiento de caballos, no pude hacer nada bueno con ella". Elisa se ausentó de La Coruña y se tranformó en Mario, se corté el pelo y empezó a usar trajes de chaqueta y a fumar. en aquella época solo los hombres fumaban, pues la mujer que lo hacía estaba muy mal vista.

 

fotografia

Para poder casarse tenía que estar bautizado, así que se presentó ante el cura y con la escusa de que había perdido los papeles de nacimiento, pidió ser bautizado como Mario. El cura no le hizo muchas preguntas, pues lo más importante era ganar un creyente más para la causa católica. Y la boda se celebró el sábado 8 de junio de 1901 en la Iglesia coruñesa de San Jorge, a las 7 y media de la mañana. La pareja se hizo un retrato en el estudio del fotógrafo francés José Sellier como cualquier pareja feliz. Pasaron la noche de bodas en una pensión de la calle San Andrés.

 

fotografia

Un tiempo más tarde cuando hacían su vida normal, no se sabe bien, si por culpa de la familia o de los vecinos que las delataron, lo cierto es que perdieron sus trabajos y fueron portada de todos los periódicos como lo que entonces se conocía como "el matrimonio sin hombre". fueron excomulgadas y el párroco pidió a un doctor que examinara a Mario, y este intentó hacerse pasar por hermafrodita y que su condición había sido diagnosticada en Londres pero de nada valía en aquella época y la guardia civil les persiguió.

Pretendían ingresarlas en un centro mental con la creencia y temor que este acto de ellas pudiera ser contagioso. Acosadas marcharon de Galicia ante el temor de ser detenidas y separadas. Su pista se perdió cuando tomaron un barco rumbo a la Argentina donde parece ser vivieron hasta el final de sus vidas.

fotografia

El escritor Narciso de Gabriel escribió un libro de esta increíble historia titulado "Elisa y Marcela. Más allá de los hombres".

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: