asi mujer

LA INCOMPRENDIDA MUJER

Es demasiada presunción o mejor dicho, somos demasiado presuntuoso, aquellos (as) que creemos entender a las mujeres, así; con tanta simpleza, como tomarse un vaso de agua. La mujer es un ser que desde el principio de los siglos se ha distinguido por su comportamiento enigmático e incluso hasta contradictorio en situaciones irracionalmente baladíes. Si embargo, más que tratar de entender a las damas, es más bien tratar por nuestra parte de adoptar actitudes y acciones que conduzcan a apoyarlas, arrimando nuestro hombro para que ellas se sientan comprendidas, consideradas y sobre todo apreciadas.

La mujer ese ser divino que nos complementa, que nos acompaña, que nos da calor, amor, comprensión, que nos ofrece su regazo y nos acuna en sus brazos. Ella (as), necesitan del amor de su esposo, de su familia, pero más que eso, del amor de sus hijos, ese amor es el ingrediente infaltable que la llena, reconforta y la hace feliz. En la cotidianidad normal en nuestras vidas a veces no tomamos en cuenta, la contribución notable de la mujer en todos los ámbitos de nuestro rededor, la forma sencilla y tenas con que se involucra en la vida de su familia. Su entrega total en las épocas de crisis, no escatimando sacrificios ni esfuerzo físico ni emocional, de eso es lo que estamos hablando.

Sin embargo su infortunio, no; esta no es la manera apropiada de decirlo, lo que más la decepciona es la inatención de su esposo y de su familia en general, porque a veces los seres humanos actuamos por medio de esos automatismos, que generalmente nos hacen más llevadera la vida pero; nos hace descuidados con nuestro entorno familiar, especialmente con la señora de la casa, cosa que se hace notablemente ostensible, cuando la hacemos victima hasta de abandono en todos los sentidos y, esto incluye la parte afectiva, que es la parte ingrata e indeseable de la relación de pareja. Existe una falsa percepción en los hombres cuando estos consideran que; la mujer de la casa está “segura” y, por tanto sus expansiones cariñosas son empleadas en la calle en homenaje a otras féminas.

OJOS DE COLOR

Conportamiento del género masculino

Esta forma de comportarse del género masculino conduce, ustedes saben; a la ruptura de millones de hogares en todo el mundo, hogares fracturados por esa miopía irresponsable del jefe del hogar (clásico), hombre mujer, hay hogares donde la mujer es padre y madre a la vez. Por cierto esta es una demostración de la profunda vocación de la mujer al servicio de la familia, no importando su sacrificio para mantener su núcleo familiar, que grafica de manera palpable la fibra humana de que están hechas.

Se ha hecho recurrente en todas las sociedades del mundo la queja generalizada de la mujer, con respecto a la indiferencia de esa misma sociedad, con respecto al trato que recibe del hombre, como el de su propio género, sin importar estatus social ni siquiera económico. Estoy seguro que ustedes han leído, escuchado, que el peor enemigo de la mujer es otra mujer.

Hemos venido reseñando de alguna manera a grandes rasgos una parte por demás preocupante de la marginalidad a que somete la sociedad a la mujer en general. Por supuesto esto no es nuevo, el maltrato a la mujer es una tara que la humanidad ha arrastrado por todos los siglos de la creación. En nuestros tiempos, con todos los avances de la civilización, aún quedan rezagos de esta incultura que abarca a millones de mujeres en el mundo entero. El mundo árabe, musulmán, China, el machismo en España y América Latina, Portugal y otras que escapan a la memoria.

DIVINA

Incomprensión

Volviendo a la incomprensión de la mujer, que es lo que se repite y se ha repetido en la conseja de los pueblos, en la literatura universal, esta ha sufrido transformaciones de forma y de fondo, de forma cuando en las sociedades modernas se ha mejorado el trato a la mujer; incluso con mucho de hipocresía a juicio de los psicólogos de hoy y, de fondo con nuevas legislaciones que se han producido en todos los países civilizados del mundo. Destacándose entre ellas fuertes medidas punitivas en contra de la violencia de género. Pero regresemos al planteamiento original. La incomprensión: desde el punto de vista humano que no es otra cosa que prestarle atención a su problemática o conflicto con el resto de la sociedad; que la entiendan, que se aprenda a interpretar sus códigos de personalidad, oírla mirándola rectamente a los ojos, comprenderla o simplemente abrazarla amorosamente.

A veces para entender a una mujer, el silencio es mejor que las palabras, el instinto, intuir más que pronunciar palabra que perturbe y produzca pena. Y si es el ser amado, nuestro pecho ha de ser el mejor refugio para ella, donde sus sentimientos y pensamientos consigan el eco apropiado en respuesta a sus necesidades, sean cuales sean.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: