Incineración: polvo somos y en polvo nos ...¿convertiremos?

Durante mucho tiempo, la Iglesia estuvo en contra de la cremación.

Según su creencia, algún día los muertos resucitarán de las entrañas de la tierra...Llora  y...claro está, las cenizas podrían ponérselo algo más difícil a los pobres difuntos....

En 1963, su Santidad el Papa Pablo VI acabó con la polémica entre detractores y defensores a la cremación y la aceptó, siempre que se hiciese una misa católica  y entonces todos marcharían en paz, vivos y muertos.

Las preferencias de la gente han ido evolucionando con el tiempo  y han preferido quedarse con las cenizas, para conservarlas en algún lugar de su preferencia o bien esparcirlas también en el lugar elegido por el/la difunto  o por su ser querido.

Hace pocos días, el Papa Francisco prohibió ambas prácticas, alegando que las cenizas "deben quedarse en un lugar sagrado" para defender conceptos como  la "unidad del cuerpo" ...(¿de qué cuerpo estaríamos hablando?), del "cuidado correcto del difunto", (acaso las cenizas en el crematorio o cementerio recibirían  mejores cuidados que en manos de un familiar, por ejemplo? ¿o acaso los gusanos bajo tierra cuidarán mejor de sus restos?

¿No podría ser que actitudes contrarias pudiesen perjudicar ciertos negocios, como la venta de nichos, etc..?  incinérame,  sí, pero siempre "ante los ojos de DIOS" Inocente y nunca mejor dicho.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: