Imagen de un incendio forestal

Los incendios forestales aumentan a pesar de los consejos que recibimos para poder evitarlos. Este año 2017, por el momento, está siendo uno de los peores, dadas las condiciones climáticas anteriores como la ausencia de lluvia y las altas temperaturas de algunas regiones.

Los incendios forestales son provocados en un 96% por negligencias humanas o desalmados que, conociendo las repercusiones de sus actos, no dudan en iniciarlos. El fuego, como elemento natural, es impredecible y puede expandirse dependiendo del viento y de la situación en la que se encuentren nuestros bosques.

Los incendios forestales arrasan todo, es desalentador ver un espacio devastado por el fuego. Árboles y vegetación que han crecido durante muchos años, son aniquiladas en segundos. Los bomberos forestales ponen en riesgo sus vidas para intentar detenerlos y que se puedan mantener los pulmones que nos brinda la naturaleza. Su esfuerzo, la mayoría de las veces, no es suficiente para detener el fuego.

¿En qué piensan los incendiarios cuando planean su acción? ¿A quién se le puede ocurrir en pleno siglo XXI planificar una barbacoa en un bosque o dejar cualquier recipiente de cristal tirado sin prever el irremediable daño que puede producir?

Actualmente tenemos la información suficiente para comportarnos como seres civilizados, evitando la destrucción de nuestros bosques e impidiendo que los profesionales encargados de salvaguardarlos arriesguen sus vidas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: