fotografia

En Pensilvania, la ciudad de Centralia (Estados Unidos) se consume en un incendio que nadie ha conseguido apagar. Desde mayo de 1962 sufre las consecuencias del fuego que ya ha borrado la ciudad del mapa del mundo y sigue humeante consumiendo ahora el poco asfalto que queda. Este fuego se inició durante los preparativos para celebrar el Memorian Day cuando unos trabajadores que limpiaban la ciudad prendieron fuego a un montón de basura con la mala suerte que el fuego se propagó hasta la mina de carbón subterránea con galerías por debajo de toda la ciudad.

fotografia

fotogarfia

Al igual que muchas ciudades, su fundación se produjo tras el hallazgo de la mina de carbón y la población fue creciendo al amparo del trabajo que encontraban aquí muchos obreros. Se construyó una Iglesia, escuela, cementerio, etc, y la ciudad miraba al futuro con optimismo pues tenía ante si un gran progreso debido a la explotación de la mina de carbón.

fotogarfia

fotografia

La fatalidad hizo que de un día para otro todos los proyectos de la ciudad de Centralia se vinieran abajo y lo que se había contruído con tanto esfuerzo y también con mucha ilusión fue consumido por el fuego pues se encontraron viviendo encima de un gran brasero. Los visitantes que se atreven a pasar cerca de esta consumida ciudad pueden ver como el suelo está humeante, las casas destruídas y el asfalto retorcido por el calor. Los investigadores afirman que este incendio subterráneo que nadie puede apagar seguirá ardiendo al menos más de doscientos años, hasta que se consuma todo el carbón que la mina tiene debajo de esta fatídica ciudad.

fotogarfia

fotogarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: