fotografía

Guardan la entrada del templo funerario del faraón Amenhotep III hechos con bloques de cuarcita pesando cada una de ellas más de 720 toneladas. Son dos estátuas gemelas de 18 metros de altura que representan al faraón orientadas al este y al Nilo y mirando a la salida del sol. Dos estátuas más pequeñas figuran pegadas al tono que representan a la esposa y la madre del faraón y en los laterales los bajo relieves representan al dios Apy.

fotografía

Según el historiador griego Estrabón las estátuas fueron dañadas por un terremoto en el año 27 a. C. derribando una de ellas pero que fueron reconstruídas y cuenta que desde entonces las estátuas cantaban al amanecer. Este fenómeno se debía al cambio de temperatura que producía la evaporación del agua al salir por grietas y fisuras de los colosos produciendo ciertos sonidos que parecían musicales. No obstante, este extraño sonido dejó de escucharse después de que el emperador romano Septimulo Severo restaurara los colosos en el siglo III d. C.

fotografía

Aunque seriamente deteriorados, los Colosos de Memnón siguen el pie desafiando el paso del tiempo y la erosión que produce la lluvia y el viento después de 3.400 años. El nombre de Memnón se lo otorgaron los griegos ya que al pronunciar el nombre del faraón les recordaba al mitológico héroe de la Guerra de Troya. El propósito de esta construcción era vigilar y guardar el templo funerario de Amenhotep III que se construyó estando en vida para que tras su muerte fuera adorado como un dios.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: