escritura

LA IMPORTANCIA DE REVISAR

REVISAR, una vez hayamos terminado de escribir nuestro artículo, relato o libro, puede parecer una labor bastante tediosa. Sin embargo es de suma importancia revisar los textos. Y no solo inmediatamente después de haberlos escrito. REVISAR los textos, una vez los hayamos terminado, es parte de la labor de un escritor. CADA ESCRITOR posee su propio estilo de escritura. Sin embargo, este estilo no se posee desde el primero momento cuando la persona decida comenzar a escribir o convertirse en un escritor. El estilo propio se obtiene mediante la experiencia y la escritura continua y habitual, es decir, mediante la práctica. Alcanzamos nuestro propio ESTILO cuando alcancemos la madurez como escritor, que es lo que nos distingue de los demás y nos hace únicos.

escritura

¿Qué es revisar?

Según la Real Academia Española, REVISAR se define de la siguiente forma:

1. Ver con atención y cuidado.

2. Someter algo a nuevo examen para corregirlo, enmendarlo o repararlo.

3. Actualizar.

El primer punto, ver con atención y cuidado, hace referencia a repasar lo que se ha redactado, puesto que buscamos mejorarlo, de ahí que es importante buscar errores y todo aquello que se debería cambiar.

El segundo punto especifica mejor el primero, hay que corregir todo aquello que hayamos encontrado en la revisión para mejorar el texto.

El tercer punto, actualizar, podría ser, por ejemplo, añadir aquellos aspectos que se nos hayan quedado atrás o los que nos hubiéramos olvidado de incluirlos mientras escribíamos nuestro artículo, relato u obra.

¿Por qué revisar el texto?

EL ESCRITOR no nace, sino se hace mediante el ejercicio, la práctica y la experiencia. Una vez esté hecho el texto, repasar el escrito nos ayuda a:

a) Encontrar y corregir posibles errores ortográficos o gramaticales.

b) Ver si el texto está bien redactado y comprensible a la vista del lector.

c) Comprobar nuestro estilo y fijarnos si repetimos a menudo una misma palabra. Las repeticiones, desde el punto de vista del lector, son bastante aburridas y se deben evitar. El castellano es una lengua muy rica en sinónimos, por tanto, hay que aprovecharlas.

d) Muy importante también es que las ideas que queremos transmitir en nuestro escrito estén bien ordenadas, de manera lógica y cronológica.

e) Cuando escribimos, debemos ponernos en el lugar del lector. Si el lector se aburre leyendo nuestra obra, la siguiente no la va a leer por muy perfecta que sea.

Revisar el texto es como pulir y perfeccionarlo para que le guste a la persona que lo irá a leer, una vez lo tenga en sus manos (o visualizado en su pantalla). Revisar es, prácticamente, el último paso para terminar aquello lo que hayamos escrito, es darle el visto bueno a nuestro trabajo. Debemos de estar seguros de que nos guste como ha quedado. Porque, si no nos gusta a nosotros mismos, ¿cómo pretenderemos que le guste a aquella persona que lo leerá una vez que esté publicado?

No obstante, la revisión no termina ahí. Hay aún otro tipo de revisión. Y esa es aquella que nos demuestra nuestra evolución como escritor, que hemos adquirido experiencia y hemos avanzado en el camino propio de alcanzar la madurez de un buen escritor.

Se trata de aquella REVISIÓN que podemos realizar algún tiempo después de haber terminado un artículo, relato o libro y lo hayamos apartado ya como terminado. Es un ejercicio añadido a la profesión del escritor que nos ayuda en el proceso de maduración. Por ejemplo, si revisamos nuestros propios artículos que hemos escrito y publicado en esta web hace, por ejemplo, un año, ¿qué pasaría? Pues, aparte de encontrar a lo mejor algún error de ortografía o gramatical, nos daremos cuenta de que, si tuviéramos que escribir ese mismo artículo escrito ya hace un año hoy mismo, probablemente lo escribiríamos diferente. Nos expresaríamos de otra manera. Ya varía nuestro estilo y nuestra forma de expresarnos. ¿Y eso por qué? Simplemente, porque ya llevamos un año (o más) escribiendo. Ya son centenares o miles de artículos que hemos publicado. Ello nos ha aportado experiencia, fluidez, práctica, experiencia…. En fin, hemos alcanzado cierto grado de madurez. La única forma de darnos cuenta nosotros mismos de nuestro desarrollo profesional como escritor es revisando nuestro pasado. Ahí es cuando nos damos cuenta de nuestros errores y, lo mejor de todo, es que los podemos corregir. Esta revisión de nuestros artículos pasados y su siguiente corrección es un ejercicio ideal para practicar más y alcanzar mejor nuestro estilo propio y la madurez que nos aporta la revisión.

El escritor se hace y posee muchas herramientas a su disposición para mejorar, una de ellas es REVISAR.

escritura

escritura

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: