La importancia de hablar

Si buscamos en el diccionario la palabra “HABLAR”, encontraremos que se trata de la acción de pronunciar palabras para conseguir que los demás nos entiendan. A lo largo de la historia diferentes celebridades han dedicado algunas FRASES celebres a este verbo.

El pintor surrealista Salvador Dalí, haciendo gala de su narcisismo, nos dejó una frase desconcertante a la vez que exquisita: “Que hablen de mi aunque sea bien”. Dalí siempre quiso llamar la atención del público y no cabe duda que lo logró.

El escritor francés M. Lenoir nos demostró que nuestro tiempo es oro con estas palabras: “Dedicamos más tiempo a hablar mal de nuestros enemigos que bien de nuestros amigos”.

Siempre hay un lugar en nuestros corazones para la poesía y Blas de Otero nos aportó otro concepto del verbo “hablar”: “Mis ojos hablarían aunque mis labios quedaran sin voz...”.

Con el tiempo todos aprendemos a hablar, pero está claro que “no llueve a gusto de todos”. El escritor y dramaturgo francés Marcel Pagnol nos dejó estas interesantes palabras sobre la evolución humana: “En la vida, el hombre aprende primero a andar y hablar. Mas tarde, a sentarse tranquilo y a mantener la boca cerrada”.

La columnista británica Katharine Whitehorn, que se caracteriza por su gran sentido del humor, nos regaló esta curiosa frase: “Un buen oyente no es uno que no tiene nada que decir, sino un buen charlador con una garganta enferma”. Saquemos nuestras propias conclusiones.

Los actores famosos también han querido hacer alusión a la palabra "hablar". John Wayne dijo: “Habla en voz baja, habla despacio y no digas demasiado”. No está mal para un actor que comenzó su carrera en el mundo del cine mudo.

Podemos decir que "hablar" es algo más que dirigir la PALABRA a las personas. Hablar es manifestar opiniones, murmurar, criticar y por supuesto, relacionarse con los demás.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: