Hoy en día se ha vuelto común hablar de la igualdad de la mujer, sus derechos y el feminismo, cosas evidentemente impensables hace algunos siglos. Una parte del género tiene libertad para expresar las injusticias, muchas veces inconscientes, a las que se han visto sometidas por el simple hecho de nacer con dos cromosomas Y y en la sociedad se ha ganado poco a poco terreno en cuanto el derecho al voto y la participación política. En la lucha por la igualdad de género diversas posturas han dado lugar a confusiones que empiezan en la conceptualización y terminan con una idea errónea de lo que significan igualdad, equidad y feminismo, si quieres entender la diferencia entre estos términos sigue leyendo.

En un principio el feminismo surgió como una lucha por la igual de géneros, la igualdad entre la mujer y el hombre, sin embargo con el pasar de tiempo se debió hacer un reajuste en sus objetivos. Entendiendo por igualdad, según el diccionario de la Real Academia el principio que reconoce la equiparación de todos los ciudadanos en derechos y obligaciones y el trato idéntico entre todos los individuos, al margen de razas, sexo, clase social y otras circunstancias diferenciadoras, en pocas palabras podemos concluir que se eliminan las diferencias y se trata a todos por igual, a simple vista esto puede parecer totalmente justo y se considera uno de los pilares de nuestra sociedad, sin embargo planteo la siguiente pregunta ¿Qué tan injusta puede ser tanto la desigualdad entre iguales como la igualdad entre desiguales? Alejándonos un poco del feminismo y aplicándolo en la economía, utilizando como lógica la igualdad todos deberían pagar exactamente la misma cantidad de impuestos independientemente de si no tienen un techo o viven en una mansión, ¿Ya no parece tan universal cierto?, justamente por ello se ha dejado a un lado el termino de igualdad y se ha remplazado por equidad. Definida como la cualidad que mueve a dar a cada uno lo que merece, la equidad busca un sentido de justicia más amplio y aprecia las diferencias entre los individuos, relacionándolo con el feminismo (que para evitar confusiones está definido como el movimiento y doctrina social que propugna la equidad de derechos entre la mujer y el hombre, no como la supremacía del genero femenino) se ha comprobado en múltiples ocasiones que los hombres y las mujeres tienen profundas diferencias fisiológicas y psicológicas que lejos de poner a uno sobre el otro abre un abanico de posibilidades en donde la diversidad es una virtud, esto es fundamental dado que no se puede tratar de la misma forma a individuos distintos, por ejemplo no se puede comparar la fuerza entre un hombre o una mujer o el sentido de la estética e incluso la percepción del color y allí radica la riqueza de la humanidad, las diferencias que nos enriquecen como raza y nos permiten alcanzar fronteras aparentemente inalcanzables.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: