El arzobispo de Toledo Braulio Rodríguez, se ha lamentado de lo que ha considerado una "mascarada" la celebración de la fiesta de Halloween y ha dicho que no deberíamos celebrar esta fiesta pagana donde no hay misa, "no hay papal disfrazado de pokemon y tampoco está llena de buenos sentimientos que no se celebra el amor y paz". Esta declaraciones han sido hechas después de que un grupo de "activistas católicos" pretendieran vestir a los niños de santos y celebrar "Holywins" (que quiere decir que la santidad vence) en ves de vestirlos de vampíros o de muertos ensangrentados.

fotografia

Parece ser que la intención de este grupo era salir a la calle con los niños, jóvenes y ancianos a evangelizar y animar a los ciudadanos a entrar en la Iglesia a rezar y a confesarse. Anteriormente, el obispo de Sigüenza (Guadalajara) ya alertó sobre el riesgo de la celebración de estas fiestas que ponen en serio riesgo nuestras costumbres cristianas, como es la devoción a los santos y el recuerdo emotivo a los familiares muertos. 

fotografia

El obispo José Sanchez, en su homiía semanal a los fieles de la diócesis señaló que desde hace tiempo se está introduciendo en el país y sobre todo entre los niños una costumbre que es un rito importado. Este obispo por lo visto ignora el origen celta de la antigua celebración que ya se realizaba en nuestra península en la edad media y que según la Wikipedia, "en una época en la que predominaban las festividades "paganas", los Papas Gregorio III (731-741) y Gregorio IV (827-844) intentaron suplantarla por una festividad católica (Día de Todos los Santos) que fue trasladada del 13 de mayo al 1 de noviembre". Con tanto rezar y dar misas, los obispos por lo visto no han tenido mucho tiempo de leer la rica y apasionante historia de España.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: