yo soy

IDENTIDAD PROPIA

Desde mucho tiempo atrás he tratado de ver el mundo o mejor, darme cuenta como veo el mundo, lo que ocurre a mi rededor, del énfasis que pongo en todo aquello que despierta mi atención, reflexiono acerca del acontecer y luego examino como me afecta para luego entresacar mis propias conclusiones para ubicarme en el terreno real y saber donde estoy parado. Con esto pretendo construir una conciencia que me lleve a obtener una verdadera identidad que me sirva de referencia para saber que estoy vivo.

Soy de los individuos que piensan con una convicción firme en; que cada uno de nosotros se conforma incontrastablemente como una entidad única, con cualidades y atributos individuales que nos definen y que de alguna manera somos alérgicos a retratarnos en un molde colectivo. De hecho hay intenciones inescrupulosas y odiosas de masificarnos en moldes, uniformándonos a través de la moda, de la tecnología (iPod, teléfonos inteligentes etc.), las mismas pintas y gráficos en las telas y demás prendas de uso en el vestir, alhajas, joyas y, pare usted de contar.

soy único

Es un insulto a la inteligencia y a nuestra forma de sentir que nos traten como tarados, enviándonos mensajes despersonalizadores con la intención de convertirnos en una manada monopensante incapaz de manejarse por si sola, siendo a la vez netamente manipulable.

Si algo conspira de manera feroz es la publicidad que nos bombardea inmisericorde las 24 horas del día, la publicidad es de alguna manera el mal indeseable con el que nos toca vivir el día a día, sin embargo no es que sea tan mala, es el grado de saturación que ha alcanzado en el ambiente, e incluso con sus implicaciones subliminales, que nos agrede aunque no queramos, en la calle, en nuestras casas por la radio y la televisión, todo lo que signifique mercadeo y venta. El factor más invasivo de nuestra individualidad en casi todos los aspectos es la publicidad, con el agravante de no poder escapar de ella.

Es trágico no tener una personalidad propia. En la cotidianidad, en lo social, se palpa ostensiblemente como se resienten las personas que no disponen de la certeza de una personalidad definida, son personas ambivalentes que la corriente de la vida los lleva y los trae de aquí para allá y de allá para acá, son pasto de los más vivos, de los líderes de escalera abajo, de aquellos que les encanta influenciar a los demás hasta para cuestiones inconfesables. Son innumerables las conversaciones de todo tenor mantenidas con individuos de diferentes niveles de formación intelectual y, por las cuales tomas cuenta; que no importa el nivel, hay infinidad de personas con problemas de personalidad propia.

Tomemos por caso que; carecer de personalidad implica el perder la identidad, el poder ser, no tener un criterio propio, perdiendo incluso lo que se quiere, lo que se ama, dejar de lado sus necesidades y en el extremo no disfrutar de una vida propia en función de la vida de otros, algo que seguramente lo conduzca a una depresión severa.

Andando el tiempo algunos (as), alcanzan la oportunidad de recomponer sus vidas, arduo trabajo les cuesta recuperar lo perdido. Es un esfuerzo casi titánico reencontrarse con ellos mismos (as), para al fin rescatar la propia personalidad. Infortunadamente hay otros que no lo logran y, les toca proseguir con sus vidas vacías, vacuas, sin tino, incoloras, al no poder lograr que su voluntad y auto estima les alcance para recuperar sus vidas.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: