¿Alguno de ustedes a leído la historia Memento mori?

No la película, sino la historia en que el director Christopher Nolan se basó para crearla.

En dicha historia nos presentan a Leonard un sujeto que padece de amnesia anterógrada y gracias a ella, debe de vivir en un hospital psiquiátrico. Leonard ha llenado todo su cuarto de notas sobre lo que debe y no debe de hacer como si de un niño pequeño se tratase y es que, por su condición, cada 15 minutos pierde la memoria.

Quise empezar con esta breve introducción sobre la historia Memento porque en una parte de la misma, el autor Jonathan Nolan (hermano de Christopher Nolan) explica que las personas somos como niños pequeños que necesitan de indicaciones continuamente, talvez estén pensando que esto no tiene sentido pero déjenme explicarles.

Las personas disponemos de varias facetas. En algún momento del día, de la semana, del mes o del año nos despertamos con un ánimo increíble; nuestra motivación es tan alta que se nos ocurren mil y una ideas sobre cómo volvernos millonarios o como ser felices, que cosas deberíamos hacer y cuales dejar de hacer, esta parte nuestra vendría a ser nuestro yo ideal. Pero justo después de que nuestro yo ideal aparece lo sucede nuestro yo holgazán, esta parte nuestra que no mueve ni un dedo y prefiere pasarse el día entero viendo la televisión y critica cada una de las ideas propuestas por nuestra otra versión, esta parte nuestra no dispone de ninguna motivación.

En la historia Leonard se llena de notas y a mi parecer es lo que todos deberíamos de hacer. Llenar de notas nuestra habitación y cada uno de los lugares que frecuentemos con las ideas propuestas por nuestra versión ideal y es que yo no sé ustedes, pero varias veces esta versión mía me ha dado varias ideas grandiosas como leer más, inscribirme a un curso, hablarle a la chica que me gusta pero justamente después mi versión holgazana toma el puesto y no llevo a cabo ninguna idea, y si bien he terminado inscribiéndome a ese curso o comprado un libro para leer antes de dormir, mi desidia puede más y termino haciendo nada. Creo que si viéramos notas sobre las cosas que debemos de hacer nos reprogramaríamos y volveríamos realmente productivos.

Memento

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: