huevos de fabergé

HUEVOS DE FABERGÉ, PEQUEÑOS TESOROS DE RUSIA

   Los huevos de Fabergé se empezaron a fabricar en 1884 en Rusia como valiosísimos huevos de pascua. Para la iglesia cristiana ortodoxa, la Pascua es la fiesta religiosa más importante. Una de las cosas que caracterizan esta festividad es regalarse huevos de pascua unas personas a otras. Por este motivo, el zar Alejandro III, penúltimo zar de Rusia, quiso hacer un regalo muy especial a su esposa la zarina María: una pieza de orfebrería con forma de huevo.

zar alejandro III y zarina maría

   El encargo se lo hizo el zar a Peter Carl Fabergé, un excelente orfebre ruso que había sido nombrado joyero imperial de Rusia y de otras casas reales europeas. El huevo que Fabergé diseñó para la zarina era de platino con otro huevo dentro, de oro. Dentro del segundo huevo había una gallina de oro con una corona imperial rusa. A la zarina le gustó tanto el regalo que el zar decidió regalarle uno de estos huevos todos los años por Pascua.

huevos de fabergé

   Fabergé llegó a realizar once huevos para que el zar Alejandro III le regalase a la zarina María. Cada año era un huevo con diferente aspecto, pero siempre de metales preciosos y pedrería. Y siempre con una sorpresa dentro, la cual nadie debía de desvelar a la zarina. Cuando el zar Alejandro III falleció, la zarina no se quedó sin su regalo anual, ya que su hijo el zar Nicolás II le siguió regalando su precioso huevo de Pascua. También le regalaba uno a su esposa, la zarina Alejandra.

huevos de fabergé

   Los motivos con los que Fabergé decoraba los huevos eran variados. Algunos tenían relación con la vida cotidiana rusa. Otros representaban monumentos de Rusia. Otros conmemoraban hechos concretos como la coronación del zar, o eran un homenaje a una institución, como la Cruz Roja. La sorpresa interior solía ser una réplica en miniatura de alguna pertenencia de la familia imperial.

   Respecto a los materiales, principalmente se utilizaron metales como oro, plata y platino. Minerales como lapislázuli, jaspe, jade, ágata o malaquita. Y piedras preciosas como zafiros, esmeraldas, rubíes o diamantes.

huevos fabergé

   Cuando estalló la Revolución Rusa en 1917 se acabó esta tradición, ya que tanto el zar como su familia fueron ejecutados. Además, todos los talleres Fabergé fueron nacionalizados, y sus bienes y acciones confiscados. Peter Carl Fabergé y su familia huyeron de Rusia, lo mismo que la mayoría de los trabajadores de la firma.

   Algunos de los huevos que realizó Fabergé no fueron para los zares sino para miembros de la aristocracia y millonarios. En total, realizó 69 huevos, de los cuales 61 están localizados. El valor de estos huevos es muy elevado. La última vez que se vendió uno fue en marzo de 2014 y se alcanzó la elevada cifra de veintitrés millones de euros.

huevos fabergé

   Imitaciones de huevos de Fabergé pero de materiales no preciosos y de precios asequibles son un souvenir típico de Rusia. Se venden en las tiendas de artesanía junto con otros sovenirs típicos como las famosas matrioshkas, miniaturas de balalaikas, artesanía de Jojlomá o juguetes artesanales rusos, entre otros. También hay otros tipos de huevos artesanales que no imitan las filigranas de Fabergé; suelen ser de madera sobre una peana, pintados en vivos colores con algún motivo típico ruso o imagen religiosa.

souvenirs rusos

 

Créditos fotos huevos de Fabergé

1-Diaper
2-(Zar Alejandro III y zarina María Feodorovna)
3-Shakko
4-Walters Art Museum
5-Miguel Hermoso Cuesta
6-Shakko
7-Xfree.hu

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: