hotel rossia, moscú

HOTEL ROSSIA (MOSCÚ), MITO SOVIÉTICO DESAPARECIDO

   El Hotel Rossia de Moscú fue inaugurado en el año 1967, entrando entonces en el Libro Guiness de los Records como el hotel más grande del mundo. No era un edificio bonito, pero con el tiempo se convirtió en una de las imágenes emblemáticas de la capital de Rusia. Sin embargo en el año 2007 las autoridades rusas ordenaron la demolición de este hotel. Todavía no se ha construido nada en su lugar, y mucha gente no comprende por qué se tomó la decisión de demolerlo.

hotel rossia, moscú

   El nombre de este hotel de Moscú se puede transcribir como Rossia, Rossiya o Rossija. En español significa Rusia. En los años cuarenta, cuando se empezó a planificar la construcción de un nuevo edificio en el barrio moscovita de Zaryadye, en principio no iba a ser un hotel, sino un rascacielos para albergar instalaciones administrativas. El octavo rascacielos que construía Stalin en Moscú. Sin embargo, Stalin falleció antes de llevar a cabo dicha obra, y su sucesor, Nikita Jruschov, decidió construir un gran hotel en lugar de un edificio administrativo. Su intención fue albergar a los delegados que acudían desde toda Rusia a los congresos del Partido Comunista. Y quería para ellos un emplazamiento desde el cual pudiesen acudir al Kremlin andando. El Hotel Rossia de hecho estaba situado en pleno centro de Moscú, al lado de la plaza Roja, y por lo tanto a muy pocos metros del Kremlin y de la famosa catedral de San Basilio.

plaza roja moscú

   El Hotel Rossia tenía casi 3.000 habitaciones entre individuales, dobles, de semi-lujo y de lujo. En él cabían más de 4.000 huéspedes, habiendo dado alojamiento durante sus cuarenta años de vida a cientos de miles de visitantes de todo el mundo. El Hotel Rossia tenía tres estrellas, por lo tanto no era un hotel de lujo, pero su servicio era bueno y contaba con abundantes instalaciones. Para actividades sociales disponía de numerosos bares, cafeterías y restaurantes distribuídos por los diferentes pisos del hotel. También tenía sala de billar, varias salas de conferencias que se podían alquilar, y una sala de conciertos con asientos para 2.500 personas. Tampoco faltaban establecimientos comerciales ya que contaba con boutiques, tiendas de souvenirs, kioscos, oficina de correos y un banco. El hotel también ofrecía salón de belleza, sauna, solarium y sala de masaje. Contaba también con un importante servicio de seguridad y una sala de curas y primeros auxilios. Era como una pequeña ciudad.

hotel rossia, moscú

   Dentro del Hotel Rossia se filmaron varias películas, y además allí se desarrollaba el espectáculo televisivo Tras el cristal, que era la versión rusa de Gran Hermano. Las vistas desde los últimos pisos del hotel y desde su torre de 21 pisos eran impresionantes. El hotel estaba ubicado junto al río Moskvá y se veía el río y gran parte de la ciudad de Moscú, además de los ya mencionados Kremlin y catedral de San Basilio, en la Plaza Roja. Las cadenas de televisión a menudo emitían imágenes tomadas desde ese lugar. Ahora ya no hay ningún punto tan alto en esa parte de Moscú para apreciar tales vistas.

hotel rossia, moscú

   El motivo de la demolición del Hotel Rossia no fue que se hubiese creado un proyecto para sustituirlo por algo mejor, puesto que seis años después todavía no se ha decidido qué hacer en aquel espacio. Se habla de construir edificios bajos de hasta cinco plantas, quizás alguno de ellos albergue un pequeño hotel, tal vez también algún centro comercial de pequeñas dimensiones, o un gran parque. Cuando se construyó el Hotel Rossia, diseñado por el arquitecto Dimitri Chechulin, el edificio fue criticado porque era demasiado funcional y desentonaba en una zona histórica de Moscú como es el barrio del Zaryadye. Sin embargo las críticas cesaron cuando el hotel adquirió prestigio internacional. Su estilo funcional fue aceptado. No fue esa la causa de la demolición del hotel Rossia, por el que muchos rusos y no rusos derramaron lágrimas de impotencia al ver destruir este emblema.

hotel rossia, moscú

   Muchos dan por hecho que la razón para su demolición fue de tipo político: desmantelar los vestigios comunistas que no tuviesen valor artístico. Sin embargo este hotel había sobrevivido 16 años tras la caída del comunismo en Rusia, estaba en buenas condiciones y cumplía con una función turística, que es para lo que sirven los hoteles. El Rossia no sólo alojó a los delegados que acudían a los congresos del Partido Comunista, sino que posteriormente fue parte de las experiencias de miles de visitantes de Moscú. Era una parte de la historia de Rusia, no sólo durante la era soviética, sino también después. Otros hoteles de Moscú corrieron la misma suerte, aunque ninguno era tan importante ni emblemático como el Rossia. Este hotel mantuvo su título de hotel más grande del mundo hasta 1990 en que fue superado por el hotel Excalibur en Las Vegas. Y después siguió siendo el hotel más grande de Europa hasta su demolición. 

hotel rossia, moscú

 

Créditos fotos Hotel Rossia (Moscú)

foto 1 Dmitry Lobetsky.
foto 2 civilizaciónsocialista.
foto 3 Alves Gaspar.
foto 4 Laban66.
foto 5 EVT.
foto 6 EVT.
foto 7 Panther.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: