fotografia

Dormir en lo alto de una grúa es una opción más para los excéntricos y los aficionados a tener experiencias nuevas. En Holanda ya se inauguró uno de estos hoteles hace varios años en la ciudad de Harlinger y ahora el mismo promotor abrió hace unos meses otro en Ámsterdam, el hotel grúa "Fararda".

fotografia

El primero que se abrió, situado cerca del muelle industrial del puerto tiene una sola suite para dos personas, colocada en lo que era la sala de mandos de la grúa a 17 metros de altura y esta última de Ámsterdam dispone de tres habitaciones  de lujo entre 35 y 50 metros y dispone de yacuzzi. La original idea ha sido del empresario Edwin Korman que no quiso destruir las últimas grúas que quedaban en los astilleros que tras unos años de mucha actividad próspera, cerró las puertas en la década de los años 80.

fotografia

fotografia

Tras superar los trámites burocráticos y los requisitos de seguridad la tranformación de laúltima grúa la ha convertido en una obra de arte donde los colores rojos destacan del típico color gris de la zona industrial. Este nuevo hotel grúa de Ámsterdam, Korman lo ha bautizado con el nombre de "Fararda", que es el nombre de una mujer aristócrata que salvó muchas vidas en indonesia.

fotografia

"Significa la victoria de la libertad y demuestra que, a pesar del clima económico desfavorable, se puede conseguir lo que se quiere" comenta Korman. Y se muestra muy contento esperando que todo el año vayan llegando clientes pues siempre hay personas que gustan de las emociones fuertes. De momento en estos primeros meses ya tiene el lleno completo pues las mismas personas (y familiares) que han estado realizando el proyecto han sido los primeros que han querido vivir la experiencia.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: