La HOMEOSTASIS es un estado de constancia relativa del medio interno del cuerpo. Responde mediante los mecanismos efectores (músculos y glándulas) a la información recogida por los sensores del medio interno (sentidos).

Todos los sistemas funcionales, en la homeostasis, están relacionados por el sistema nervioso. La actividad muscular acelera el ritmo cardíaco y respiratorio, aumenta la presión sanguínea e irriga los músculos implicados en el movimiento. La sangre transporta sustancias nutritivas, gases respiratorios y productos de desecho. Todos los sistemas trabajan coordinadamente gracias al sistema nervioso y hormonal, integrados en una unidad y reaccionando ante las variaciones físicas y biológicas del medio donde se encuentra el cuerpo con tal de adaptarse.

El sistema nervioso procesa la información, la integra y provoca una reacción apropiada y adaptada. En las reacciones motoras intervienen el sistema nervioso, los sentidos, los músculos y el esqueleto. Las funciones de nutrición, por homeostasis, transforman los alimentos en materiales solubles que pasan a la sangre y son utilizados por las células, junto con el oxígeno transportado por el torrente circulatorio, para producir energía y renovar la materia viva. Los productos de desecho son eliminados: por los riñones los solubles; por el aparato respiratorio, las sustancias gaseosas y por el tubo digestivo, los residuos sólidos.

Las funciones de reproducción aseguran la multiplicación y el mantenimiento de la especie. El sistema nervioso y endocrino regulan la homeostasis. El sistema nervioso actúa directamente sobre los órganos del cuerpo y controla la secreción de HORMONAS de las glándulas endocrinas. Las hormonas actuán directamente sobre las células del cuerpo y sobre el sistema nervioso como reguladores químicos. La integración de los sistemas nervioso y endocrino, en la homeostasis, están regulados por la glándula pituitaria o hipófisis, controlada por el hipotálamo.

Por medio de terminaciones nerviosas el cerebro recibe y supervisa la concentración de oxígeno, de dióxido de carbono y el Ph, alrededor de las células, durante la homeostasis. También detecta la presencia de compuestos tóxicos y recibe información y controla el estado de contracción de la musculatura y las funciones de las vísceras. Mediante las hormonas en el torrente sanguíneo se controla químicamente la concentración de glucosa, agua y de otras sustancias.

Los procesos vitales, en la homeostasis, están impulsados a conservarse hasta la vejez, a pesar de la enfermedad o heridas infringidas externamente. El hambre, la sed, el SEXO son respuestas instintivas de adaptación. Cuando se toma conciencia de un apetito/instinto aparece el deseo. El exceso de calor, el ruido, la iluminación incorrecta y los ambientes insalubres estimulan emociones de fondo perturbadoras del confort.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: