dictadura

LOS HOMBRES TOPO DE LA DICTADURA

LA GUERRA CIVIL, LA DICTADURA Y LOS HOMBRES TOPO

Primero, la Guerra Civil Española. Luego, los años de la Dictadura. Las decisiones políticas de unos, llevó a la represión de otros. El resultado fue la pérdida de los mejores años de la vida de unos pocos perseguidos para poder, al menos, sobrevivir y estar cercad de los suyos. A continuación se resumirán varios casos de unos hombres conocidos como LOS HOMBRES TOPO por la vida que les tocó vivir.

MANUEL CORTÉS QUERO

Era el último alcalde republicano de Mijas (Málaga). Sucedió a mediados de abril del año 1939 cuando la República fue derrotada. Tras los sucesos, pensaba entregarse a las autoridades. No obstante, su esposa, consciente de la situación política de aquella época, le convenció esconderse. Pasó los siguientes dos años siguientes encerrado en un pequeño cuarto en la casa de su padre adoptivo. Sólo salía de noche, en plena oscuridad, para evitar ser visto. Cuando al fin su mujer pudo alquilar una casa, construyeron en su interior un pequeño habitáculo donde Manuel Cortés pudiera esconderse y pasar desapercibido. En este escondite pasó los diez siguientes años, hasta que su mujer pudo comprar una casa. Se mudó de madrugada, disfrazado de anciana para no ser reconocido de algún vecino. En su nueva casa, vivió otros dieciocho años más encerrado en un pequeño cuarto durante el día. Solo de noche podía llevar un poco de vida familiar con los suyos. Se perdió los mejores años de su vida: la boda de su hija, el nacimiento de su nieto… Sus actividades se limitaban a escuchar la radio a diario para mantenerse actualizado y leer. Por fin, tras largos años de vivir escondido y en el anonimato, vino el día de la liberación, cuando escuchó en la radio el anuncio de su amnistía. Esperó un tiempo prudente hasta que la noticia saliera publicada en el B.O.E. Después de aquello, su mujer se acercó para entrevistarse con el entonces alcalde para legalizar su situación. Tras vivir una larga vida encerrado como un topo, por fin podía volver a moverse como un hombre libre. Fue el caso más famoso. De hecho, en el año 1972, Ronald Fraser recogió esta experiencia de Manuel Cortés en una novela titulada: “Escondido: el calvario de Manuel Cortés”.

La noticia de su liberación, llevó a otro hombre topo a dar el paso de salir del anonimato. Es el caso del lanzaroteño llamado

PEDRO NOLASCO PERDOMO PÉREZ

Era un militante comunista procedente de la isla de Lanzarote quien se escondió en la casa de sus tres hermanas quienes vivían en Gran Canaria. Escondido desde el año 1939 hasta que, años más tarde, le alcanzó la repentina y tan deseada libertad. Así también le pasó a…

RAÚL GIL

Quien llevaba encerrado durante 33 largos años sin poder ver la luz del sol. En 1936 era inconcebible pensar de forma diferente a los pensamientos de los golpistas militares que introdujeron el régimen de la dictadura. Raúl Gil era un militante socialista de treinta años. Perseguido por la dictadura, pasó treinta años de su vida encerrado y escondido, como otros muchos perseguidos políticos a quienes se les conoce por topos. Aunque no todos los casos salieron a la luz ni se dieron a conocer tampoco. Salvó su vida escondiéndose gracias al apoyo incondicional de su familia. Sin embargo perdió otra, una vida plena en libertad. Otros compañeros de él no tuvieron la suerte de poder sobrevivir durante los años de la dictadura. No obstante, Raúl Gil falleció cinco años después de su liberación, puesto que el hecho de vivir una vida restringida en un zulo le pasó factura mermando su estado de salud.

No es fácil de entender cómo varias personas perseguidas por razones políticas puedan pasar tres décadas escondidas en un pequeño escondite con miedo y pocos recursos, dependiendo totalmente de la ayuda de sus familiares más cercanos. Aunque el General Franco anunciara en el año 1939 el final de la Guerra Civil, estos jóvenes, militantes de otras ideologías políticas, tenían miedo a represalias posteriores que perdurasen en el tiempo, ya que el decreto penal perduró hasta el uno de abril de 1969. Por ello, alcaldes y militantes de otros partidos políticos que no compartían la nueva ideología implantada se escondían convirtiéndose, de este modo, en los hoy conocidos hombres topo.

El libro “Los topos” de Manuel Leguineche y Jesús Torbado recoge la historia de veinticuatro topos de la Guerra Civil que vivieron en ataúdes, agujeros, pozos o desvanes para escapar de las posibles represalias de una dictadura. Otros muchos nunca pudieron contar su historia.

dictadura

dictadura

dictadura

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: