triunfador

¿Hombres talla única?

En una reseña plasmada en una revista recientemente, la autora de la misma nos dice; de la interrogante cuando ellas (las mujeres), tratan de descifrar a los hombres, reflexiona; sería menor si se acercaran a ellos (los hombres), exentas y desprovistas del prejuicio y las generalizaciones a priori, y se interesaran más bien en conocer la individualidad del más cercano a la mano, extendiéndose luego en otras consideraciones.

Prosigue diciendo que; Jean Shinoda Bolen, analista junguiana, afirma en su libro “Los dioses de cada hombre”. Que las mujeres nos quejamos del injusto trato que recibimos en la sociedad patriarcal, pero no nos damos cuenta de que esa misma sociedad también maltrata a los hombres. Ella lo explica de esta manera; A través del mito griego de Procrustes quien, medía a los viajeros que se alojaban en su posada usando una cama de hierro.

Si eran hombres pequeños los descoyuntaba y estiraba hasta que alcanzaran la medida exacta de la cama y si eran hombres altos, les cortaba las extremidades o la cabeza hasta conseguir que cupieran en ella. Remata diciendo que; con este método cruel y arbitrario Procrustes, eliminaba las diferencias y forzaba una exacta conformidad, en todos los que caían en sus manos.

exitosos

Ahora bien, el hombre desde su creación siempre le ha tocado trabajar fuerte para encontrarse consigo mismo, alcanzar su naturaleza verdadera, distinguirse entre los demás y ser el mismo, insertado dentro de una sociedad, que rigurosamente le exige que cumpla ajustadas expectativas sociales, con las que tiene que cargar atávicamente, por el solo hecho de haber nacido hombre. La sociedad lo tiene sometido a una métrica estricta con la exigencia manifiesta de dar la talla. Vean ustedes que existe una concordancia relativa con lo que hacía Procrustes.

Hay algunos afortunados que nacen con esas condiciones innatas, lo cual les da una afortunada comodidad para alcanzar el éxito personal, que tiende a ser medido por las posesiones materiales alcanzadas (riquezas), liderazgo, poder y autoridad. Algunos, inopinadamente sacrifican partes invaluables de sí, en procura del éxito y lograr la aprobación de la sociedad, lo que condiciona cualquier satisfacción que consigan, resultando en un triunfo vacío.

Sin embargo, hay algunos que no se dejan seducir con expectativas que no son propias, andan su propio camino y llegan a lograr un éxito gratificante, aunque no reciban las loas de los demás. Por el contrario, muchos no se consiguen así mismos y terminan siendo unos fracasados. Las mujeres deberían comprender, que ellas llenan un importante rol de amigas y compañeras lo cual es de suma importancia para los hombres en general. El hombre necesita a la confidente que comparte sus proyectos, preocupaciones, no; a la competencia preocupante, necesita a la amiga que comparte sus confidencias más secretas, las cuales no puede compartir con nadie más y, alguien que los escuche sin juzgarlos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: