Uno nunca sabe con que nuevas cosas te pueden sorprender las personas. Un claro ejemplo puede ser de que tu novia a quien ibas a proponerle matrimonio y llevarla de luna de miel a Mahui, la encuentres en tu cuarto, en tu cama, con tu hermano.

Por lo menos si hubiese sido tu mejor amigo, a la semana del suceso, no tendrías que verte obligado a pasar las fiestas con él porque tu madre está en sus últimos aires y desea ver la utopía de la familia unida.

De todas formas, esto de seguro no les pasó a ustedes, no creo que tengan tanta mala suerte... como yo la tuve.

Es por eso que se me ocurrió la mayor impulsiva, bondadosa y alocada idea que he tenido en toda mi vida. Total, tengo veintisiete años y soy una de las personas más millonarias del país, puedo llevarla a cabo.

Les explicaré de que se trata en 6 simples dígitos: 100.000. Los gastos en la boda y la luna de miel iban a ser aproximadamente, de unos cien mil dólares.

Tal vez para ustedes sea un gasto inaccesible, innecesario y estúpido y puede que tengan razón en los últimos dos puntos. ¡Pensar que lo iba a gastar en esa arpía!

No soy un hombre rencoroso, pero es que de verdad, ese dinero yo no lo quería de nuevo en mi cuenta bancaria, complicado explicar las razones, porque ni yo las se bien. Debe ser uno de mis caprichos, por que eso si que soy, caprichoso.

Reitero nuevamente, uno nunca sabe con que cosas nuevas te pueden sorprender las personas y si debo de deshacerme de esa cantidad de billetes, prefiero hacerlo dejando unos miles de dólares a la vez, en los bolsillos de gente que realmente podría necesitarlo y darles la sorpresa de su vida.

Me costó un poco pensar a quien donarlo, hay tanta gente y tan poco dinero. Pero finalmente me decidí que mis meseros serían los afortunados. "A panza llena, corazón contento" y con corazón contento, tengo un buen día y con buen humor, soy generoso. Es toda una cadena y tiene toda la lógica del mundo. Por lo menos para mí la tiene.

"Que Dios te bendiga", les escribo en el recibo en una manera de despedida. Creo en Dios y creo también en el KARMA. Salud, dinero y amor. Pretendo dar lo que me sobra, para recibir lo que me falta. Y en verdad se siente tan bien...

Algunos comenzaron a intentar de adivinar de quien se trata el hombre de la cuenta exorbitante, pero deben de saber algo primero. Además de caprichoso, reiterativo y con mi loca manía de enumerar todo, me gusta ser misterioso. ¡Por eso les aseguro que están tan lejos de saber quien soy!

Que Dios los bendiga, tips for Jesus.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: