El relato que de la figura de JESUS que nos presenta Gerald Messadié, en El hombre que se convirtio en Dios, nos hace una biografia del personaje histórico, dejando atras su significado religioso.

En el año séptimo antes demuestra era, en Jerusalén, el rabino José de casi ochenta años, se ve forzado a desposarse con María, la joven esta a punto de dar a luz un niño que cambiara la faz del mundo y el rumbo de la humanidad.

El nombre que le impusieron, Jesús que significa Yahvé es la salvación. Pocos días después de su nacimiento, en la aldea de Nazareth, el rumor que el rey Herodes iba a castigar a José por haberle traicionado les obliga a huir de Jerusalén, para instalarse primero en Alejandría y mas tarde en Cafarnaum.

Con tan sólo doce años, Jesús ya daba muestras de vivacidad y madurez en cada uno de sus comentarios, conoce los textos sagrados y tiene bastante claro cual es su misión en la vida. Tras visitar el templo de Jerusalén y comprobar que la mayoría de sacerdotes judíos son victimas de la corrupción y la concupiscencia.

Jesús emprenderá la difícil tarea de devolver a su pueblo a la verdadera Ley de Dios. Su transito de la adolescencia a la madurez estará marcado por la fe y el aprendizaje dispensado por los maestros de la misteriosa comunidad esenia, pero también por las dudas, la flaqueza y el desengaño, por la lucha y la resignación.

La comunidad judía, amedrentada con la idea de que se acerca el día del Juicio Final, vera en Jesús al salvador para revelar la palabra de Dios en la Tierra; pero el Mesías, ajeno a ese rumor absurdo, y humilde ante el poder que se le atribuye, centrara sus esfuerzos en sembrar la fe entre los impíos, unir a su pueblo y proclamar un mensaje de paz y tolerancia para la humanidad.

Hijo de una época regida por la oscuridad política y la confusión social y religiosa, Jesús no solo dio muestra de su fe, sino de una fuerte personalidad y una capacidad de lucha.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: