Ahora todos conocemos “El hobbit” por ser la precuela cinematográfica de la exitosa saga “El señor de los anillos”, dirigida por Peter Jackson. Pero la realidad es que “El hobbit” es una gran novela fantástica de los años 30, escrita por el inglés John Ronald Reuel Tolkien. Curiosamente el escritor escribió este libro con el único objetivo de entretener a sus hijos a la hora de dormir.

Una historia muy entretenida que cuenta las aventura de un hobbit en compañía de un grupo de enanos. A Tolkien le encantaban todos estos personajes fantásticos, incluyendo en todos sus libros: elfos, trolls, nigromantes o incluso dragones. Precisamente de eso trata el hobbit, de acabar con un dragón, pero no con un dragón normal, sino con el último dragón de la Tierra Media, Smaug. No es muy dócil esta bestia alada, se siente atraído por el oro y las joyas y se apropia de la fortaleza de los enanos protagonistas de este libro.

Bilbo Bolson, que así se llama el Hobbit protagonista, decide aceptar la propuesta de un mago que llega a su aldea, Gandalf. Bilbo abandona su acomodada y relajada vida como hobbit para emprender una gran aventura en la que descubrirá y conocerá diferentes criaturas. Entre ellas a Gollum, un extraño ser que vive en una cueva, a la que le roba el “anillo único”, será este anillo el culpable de toda la saga de “El señor de los anillos”. Es precisamente en este capítulo, donde Bilbo se hace con el anillo, uno de los más divertidos del libro puesto que se basa en una lucha de acertijos y adivinanzas entre el hobbit y la criatura Gollum.

Para los que les de pereza leer, estas navidades se estrena en cine la tercera parte de la saga, “El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos”. En ella podrán ver el desenlace de esta batalla, en donde intentarán acabar con el maligno Smaug. Personalmente yo me quedo con el libro sin lugar a dudas.

El hobbit: un cuento de Tolkien

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: