fotografia

De origen natural, la cueva de Montesinos se encuentra en la provincia de Albacete, muy cerca de la localidad de Ossa de Montiel. Famosa por ser uno de los escenarios que aparecen en la mundialmente conocida obra de Miguel de Cervantes "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha", tiene en su interior un lago que se ha ido formando con las filtraciones de agua, aunque también se dice que existen corrientes de agua que conectan con las Lagunas de Ruidera. Justo en la mitad de esta legendaria cueva se encuentra la Gran Sala donde el techo aparece repleto de murciélagos.

fotografia

En esta cavidad cárstrica de unos 80 metros se encontraron herramientas y restos de cerámicas que demuestran que se refugiaron en este lugar hombres del Neolítico y de la Edad de los Metales. Cervantes sitúa en el capítulo XXII de la segunda parte del Quijote a don Quijote en la cueva en compañía de su escudero Sancho y un joven estudiante que les hace de guía. Don Quijote baja a la cueva ayudado con una soga y vive otro de sus bellos delirios que luego cuenta a Sancho pues según su relato se encuentra con Montesinos, un personaje mítico y romántico de las historias de La Mancha.

fotografia

fotografia

fotografia

Montesinos le conduce (según su relato) hasta el sepulcro de Duandarte y la dama Ruidera y se encuentra con sus hijas encantadas así como con Dulcinea, todas encantadas por el mago Melín. En la actualidad esta cueva se puede recorrer con visitas guiadas, conocer la vida y características de los murciélagos, las formaciones rocosas y minerales que conforman las paredes de la cueva y la historia de la obra de Cervantes que ha contribuído a la popularidad de la que disfruta esta cueva. Pese a que esta cavidad natural no tiene nada especial, muchos son los visitantes que llegan para conocer el escenario elegido por Cervantes para situar una de las andanzas del inmortal Hidalgo Don Quijote de La Mancha.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: