fotografía

Situada en el cementerio de Poblenou de Barcelona, esta singular y aterradora escultura funeraria representa a un joven arrodillado que desfallecido se desploma con la cabeza sostenida y besada de forma casi amorosa por la muerte representada por la figura de un esqueleto con grandes alas. Hasta podría parecer una composición sensual sino fuera por la figura tétrica de la muerte que con un beso roba la vida del joven vencido y entregado y sin fuerzas dejándose abrazar por la muerte.

"El petó de la mort" (El beso de la muerte) es una escultura que se elaboró en el taller de mármoles de Jaime Barba en 1930 que se encuentra en el mismo cementerio de Poblenou (Pueblo nuevo) una barriada de Barcelona. Fue un encargo de la familia Llaudet que perdió a su joven hijo muy querido. Como epitafio se pueden leer al pie de la escultura unos versos del poeta catalán Jacinto Berdaguer.

"Mas su joven corazón no pudo más

en sus venas la sangre se detiene y se hiela

y el ánimo perdido con la fe se abraza

sintiéndose caer al beso de la muerte"

fotografía

La escultura de un realismo que emociona se cree que fue tallada por el yerno del dueño del taller de lápidas y mármoles, Joan Fontbernal que se inspiró en una fotografía del panteón de la familia Marani que se encuentra en el cementerio de Milán. Esta escultura tallada en tres dimensiones representa a la muete sin guadaña pero con grandes alas y sosteniendo el cuerpo del joven desfallecido de forma delicada y amorosa, besándo su frente con insistencia. Es la escultura más fotografiada de este cementerio y la que más emociona a los visitantes, no solo por por su perfecta composición sino porque desde cualquier punto que se la mire, la muerte alada está viendo a los observantes fijamente.   

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: