Esta historia de terror supuestamente ocurrió en Estados Unidos, en el estado de Florida en el año de 1989.

Una joven de aproximadamente 20 años de edad fue encontrada muerta en su cuarto. Al parecer se había suicidado, tomando pastillas. Una carta fue encontrada en su mano, donde estaban explicados los motivos de su suicidio. 

La expresión de horror de su rostro les decía a policias, autoridades y familiares que ella había tomado aquella decisión por algo muy fuerte, pues entonces debían leer el contenido de la carta para saber las causas de su suicidio.

El contenido del texto era el siguiente.

"Queridos padres, sé que les va a costar comprender la decisión que acabo de tomar, pero no puedo resistir más esta situación y este ha sido el único camino que encontré.

Yo hace un par de meses les había dicho que me sentía observada y ustedes simplemente no me hicieron caso. Cada día que pasaba era peor ese sentimiento, sentía que me seguían y con el tiempo escuchaba zusurros con voces espantosas que me aterraban.

Todo comenzó después de haber jugado a la güija con mis amigas de la u, pues teníamos mucha curiosidad por saber si era cierto que podíamos comunicarnos con un espíritu. Lo invocamos y cuando le preguntamos su nombre dijo llamarse Lucifer, cosa por la cual nos asustamos y dejamos el juego a medias.

Desde ese día comencé a sentime observada. La primera noche tuve pesadillas espantosas, de un cadaver podrido y jugoso que me seguía y me decía que iba llevarme.

La segunda noche empecé a sentir una presencia atrás mío, donde quiera que fuera y esto hizo que comenzara a sentir miedo y a no querer quedarme sola. Esa es la explicación por la cual les desobedecí aquella noche que me dejaron a cargo de la casa, pues la sensación era horrible y tuve que salir.

A partir de la tercera noche sentía que alguien se acostaba en mi cama y me manoseaba, pero cuando intentaba moverme o gritar no podía, tenía que esperar que se fuera para poder moverme otra vez. 

Después les conté lo que me sucedía y ninguno me creyó y tuve que dejar de contar con ustedes en eso. 

Cada día que pasaba era peor, amanecía con moretones, golpes y a veces con dolor, tenía sueños en los que alguien me sacaba arrastrada de la cama y al sacarme de la casa veía el infierno, rojo, caliente y con unos entes horrendos, que me asustaban mucho.

Después vino la etapa en que veía cosas extrañas, a veces las personas se transformaban en esqueletos, demonios y hasta en las paredes veía caras. Recuerdo que un día llegué a casa y no había nadie y todas las cosas empezaron a moverse y romperse, yo me asuaté y traté de salir, pero no pude porque la puerta estaba atorada. Me arrinconé y luego de un par de minutos terminó el azote y todo estaba intacto.

Mamá cuando te tiré la comida encima es porque vi gusanos en el plato, en lugar de la sopa de pollo que habías hecho y tú me castigaste a pesar de que te dije lo que había visto.

Un día vi ese ente atrás de papá y quise salvarlo, pero me le tiré encima y lo hice caer y se enoó conmigo y me dijo que estaba loca.

Mi pequeño hermano sabe de lo que hablo, pues el vio un bulto negro al pie de mi cama y es por eso que él te dijo que le daba miedo mi cuarto.

Fui donde el sacerdote de la iglesia más cercana, quien amablemente me acompañó a casa y casi muere porque la entidad le arrojó un cuchillo, que por suerte logró esquivar y aunque bendijo la casa, me lanzó agua bendita, yo sentía cada gota como agua hirviente y no pude más. De todas formas no logró nada, pues esa cosa no lo dejo y me habló de un exorcismo.

Quise decirles, pero ustedes estaba hartos de mí, puesto que esa cosa me hacía hacer cosas espantosas como golpear a mi hermano, lastimarme a mí misma y hasta te hice caer mamá. Andaba sucia, delgada y muy débil.

Me era imposible comer, estudiar o hacer cualquier actividad, pues si no veía demonios y sombras, escuchaba ruidos horribles y voces en mi cabeza.

Sé que te asustaste cuando habké con voz ronca y horrible y te lancé ese martillo sin haberlo tocado, pero no quisiste aceptar que algo sobrenatural pasaba conmigo.

Lo último que me hizo tomar esta decisión es lo que van a encontrar en el armario del cuarto de mi hermanito, pues no puedo ni podré con la culpa. Prefiero morir y librarlos a ustedes de este demonio que me ha poseído y aunque sé que esto debí haberlo hecho antes, pues ahora lo hago para no cometer más cosas. Por favor perdónenme por estas dos acciones horribles que he cometido.

Recuerden que los amo y por favor en realidad fue esa cosa lo que me hizo hacer lo que encontrarán en el cuarto de mi hermano. 

Con estas últimas palabras les digo que los amo y que por favor sean fuertes, pues no es nada fácil lo que van a vivir a partir de ahora, pero les garantizo que aunque esta cosa me lleve a mí, a ustedes no los molestará

 

Amor

 

Ana"

Cuando los padres y la policía fueron al otro cuarto encontraron todas las paredes manchadas de sangre con palabras grandes que decían "Debieron creer" y en el armario el cuerpo decapitado del pequeño William de 8 años de edad.

Los padres de Ana vendieron la casa y se cambiaron de país. Pasaron de ser escépticos a creer y cuentan que desde entonces no han podido vivir tranquilos, pues sienten una entidad que los observa de forma pasiva.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: