fotografia

Emblemático cabaret que nació en un tiempo llamado la Belle Epoque en 1889. Fue contruído por un español, Josep Oller, propietario a su vez del Olimpia de París con un socio. Se puede definir el concepto de cabaret como una sala de espectáculos que engloba diferentes géneros teatrales y variedades artísticas donde entra el baile, canto, humor, magia y fantasía con un contenido más o menos picante. La inaguración de este local en París coincidió con un tiempo de grandes cambios en Europa y la novedad que representó el Moulin Rouge atrajo a París los artistas más representativos del momento.

fotografia

Intelectuales y pintores del recién estrenado impresionismo se dejaron ver por esta sala donde triunfaron el grupo de bailarinas del Cancán Francés. La idea de cabaret consiste en un teatro pequeño donde el público asistente se encuentra muy cerca de los artistas y en momentos puntuales pueden interactuar con ellos y bromear. Los primeros años del Moulin Rouge (Molino Rojo), fuero apoteósicos donde actuaron famosas bailarinas y cantantes y corrieron ríos de campán donde los clientes podían bailar en los intermedios en una pista especial e invitarse entre ellos.

fotografia

En 1915 un gran incendio destruyó este local de Montmartre y no se reconstruyó hasta 10 años más tarde cuando lo cogió la bailarina y cantante Mistinguett. Durante la Segunda Guerra Mundial esta dejó el negocio que se convirtió en una sala de baile donde actuaron Yves  Montand y Edith Piaf pero ya no tenía el tirón de sus comienzos. En los años 50 se quiso dar de nuevo un impulso al Moulin Rouge y recuperar el espíritu de sus comienzos y después de una nueva reforma actuaron artistas de primera fila entre los cuales se encontraba Charles Aznavour.


fotografia

Actualmente los espectáculos que se ofrecen están muy bien cuidados y se puede cenar disfrutando de artistas de gran categoría pero hay que pedir reserva con varios días de antelación ya que la larga historia de esta sala y los importantes personajes que la han frecuentado atrae a clientes de todas las nacionalidades. Pasar por París y visitar el Moulin Rouge es como una obligación que pocos se quieren perder.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: