La historia del gran jefe Seatle

Fue un fiel colaborador de los colonos, pero cuando se sintió traicionado pronunció un discurso que termino siendo famoso.

Su fecha de nacimiento fue al rededor de 1786. No se conoce cual fue su nombre de pequeño, pero sí se sabe que se lo cambió en al año 1800, durante  un ritual por el de su abuelo Seatle. 

Nació en  la tribu Suquamish, era hijo de Schwake, el líder de la tribu y el jefe guerrero, mientras que su madre Schotza, era hija de un jefe de la tribu Duwamish, las dos tribus tenían establecido su territorio en lo que en la actualidad es el estado de Washington.

Todo empezó con la llegada del hombre blanco

En aquella época empezaron a llegar a esas tierras los primeros exploradores y colonos. En primer lugar lo hicieron los británicos y después los estadounidenses. Al principio los rumores sobre su llegada se extendieron por los poblados indios, poco después se divisaron los primeros barcos. Así en el año 1792, el capitán inglés George Vancouver, hizo la primera visita a los habitantes de aquél territorio. 

Este primer acercamiento produjo muy buena impresión en Seatle, a quien le interesaron mucho las arma de fuego que llevaban los hombres blancos.

De las primeras relaciones a la expulsión

Al principio Seatle no vio mal a estos colonizadores. De este modo en 1832, se comenzó a construir una estación comercial en su territorio, lo que llevó a Seatle a incrementar su relación con el hombre blanco. Apoyó que su pueblo fuera cristianizado y aceptó que se construyeran iglesias y escuelas. Pero tanta colaboración no le trajo nada bueno. 

En el año 1854, el gobernador Isaac Estevens, fue al territorio de los Duwamish y de los Suquamish, con una idea clara la de comprar sus tierras a cambió les ofreció otras que podrían utilizar como reserva. El principal argumento que le dieron era que el hombre blanco necesitaba más espacio. 

Seatle analizó la situación y se dio cuenta de que el enfrentamiento con el hombre blanco era más que probable. En 1855 firmó el tratado después de conseguir que su pueblo pudiera visitar el lugar en el que estaban enterrados sus muertos. 

El discurso

Seatle falleció en el año 1856, pero dejó un discurso en respuesta al gobierno de los Estados Unidos. En el mismo hacía una férrea defensa de la naturaleza y de sus tierras y criticaba con dureza al hombre blanco por no entender la forma de vida de los indios. 

Y a pesar de haber pasado bastante más de un siglo el hombre blanco sigue sin aprender y sigue cometiendo los mismos errores. 

 




 



 

 

La historia del gran jefe Seatle

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: