A mediados de los 50, Carroll Shelby era piloto para la escudería Aston Martin y mas tarde Maserati. Para la primera modificó los motores que darían la victoria en Le Mans a la marca inglesa.

En 1962, Carroll Shelby, piloto de carreras estadounidense, contempla como se coloca un motor V8 de origen Ford sobre un chasis de Ace Cobra. Lo prueba sobre el circuito de Silverstone y encarga que se lo manden a Santa Fe Springs, California.

Así empieza la historia del constructor Shelby, una marca que nació para comercializar el Ace Cobra en EUA con motores V8 Ford americanos tocados por la varita de Shelby.

Ese chasis llega al taller de Dean Moon en febrero del 62 y acto seguido se le instala el motor XHP260.1 de 4’2 litros. En menos de 8 horas el primer prototipo estaba ensamblado, y aunque sin pintar siquiera, John Christy, redactor de la revista Sports Car Graphic sale a la caza del Corvette. Nadie lo alcanzó.

En junio de 1962 comienza la construcción de la primera serie de 100 cobra.

En agosto del mismo año la FIA homologa el cobra de Shelby para competición con solo 8 de los 100 coches construidos mediante una trampa realizada con la pintura de los coches, haciendo creer a la FIA que existían más de los que en realidad había.

En 1963 desarrolla el mítico Shelby 427, al que coloca un motor de 7 litros para poder competir de tú a tú con los Corvette.

A mediados de 1964, Shelby recibe el encargo de Ford para preparar para competición su modelo Mustang, dando esto pié a las dos versiones más brutales de este modelo, el 350GT que aparecía sobre los circuitos en enero de 1965 y el 500GT, que se lanzó en 1966 con un V8 de 7 litros de cilindrada y 400 Cv. La relación se extingue en 1970 debido a la baja demanda de los modelos Mustang Shelby.

En 1968, Shelby construye, de momento, el último Cobra 427.

Más tarde, ya en 1989, Carroll Shelby convence a Lee Iacocca, amigo personal, antes vicepresidente de Ford y en ese momento de Chrysler, de que realice un deportivo de ensueño que retome el espíritu del Cobra. Nace el Viper, cuyo nombre no es escogido al azar.

Ya en 1992, Carroll Shelby termina de montar los 43 coches que tenía a medio hacer, y en 1996 empieza la producción de réplicas de sus propios coches con carrocería de poliéster, mucho más barata que la antigua. En 2002 presentó el Shelby Series 1, un coche que recuerda en sus formas al Cobra.

En la actualidad, Shelby presta su nombre para preparaciones especiales e interviene en algunas modificaciones, a la par de seguir vendiendo el Cobra réplica.

Unique Performance vende Mustangs del 67 y 68 renovados como GT500E, con la E de “Eleanor”, el coche que aparecía en la película “60 segundos”, y que llevan la firma de Carroll Shelby.

 

‹ SHELBY

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: