fotografia

Se vieron en España a mediados del siglo XX  aunque su origen primero fue en  Francia  donde un diseñador de aviones hizo el primer coche que llamó Bi-Scooter. Con este nombre quería decir que era como una moto scoter con cuatro ruedas. En Francia la idea de un coche tan pequeño no cuajó demasiado por lo que el diseñador vendió la patente a la empresa Autonacional S.A. de Cataluña y el coche  empezó a fabricarse en Barcelona.

fotografia

En la España de los años 50, la situación era muy complicada y se carecía de casi todo pues el Gobierno de Franco estaba bloqueado por considerarlo un reducto del fascismo y el país se encontraba totalmente aislado por lo que se desarrollaba mucho más lentamente comparando con otros países europeos. Y el Biscuter llegó en el momento preciso, era barato y se adaptó muy bien a las familias que se podían desplazar aunque no demasiado cómodos los que tenían varios niños. Al principio era todo de aluminio, costaba 25.000 pesetas que era el sueldo de unos dos años y fue la oportunidad de que los españoles pudieran conseguir tener un vehículo de cuatro ruedas. Los coches de importación eran demasiado caros ya que costaban unas 100.000 pesetas y había que trabajar mas de diez años para ahorrar este dinero.

fotografia

Pronto surgieron concesionarios y la red se extendió por todo el país convirtiendo al pequeño Biscúter en la estrella del momento que se mantuvo durante varios años. Pasados los años 60 apareció el Seat 600 en el mercado y el Estado por razones que se desconocen frenó el suministro de aluminio a Cataluña. Se intentó que el pequeño coche sobreviviera fabricándolo de acero y se utilizaron bidones desplegados de aceite del Plan Marshall (Plan de Estados Unidos para la reconstrucción de países europeos para evitar el avance del comunismo después de la Segunda Guerra Mundial) pero la competencia del Seat 600 terminó con la fabricación del Biscúter después de haber sacado al mercado más de 12.000 coches.

fotografia

En la actualidad estos coches son curiosidades de museo y tiene sus seguidores como todos los coches que ya han desparecido del mercado.  Sus seguidores son todos españoles ya que este coche no fue nunca conocido en países extranjeros pero para los mayores de este país reprentó una etapa feliz dentro de la escasez y penurias que se  vivieron en aquellos años de  posguerra. 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: