Campo de astromelias rojas

 

Un día mientras pensaba en mi flor favorita, la Astromelia o también conocida como Lirio Peruano o Amancay, me entró curiosidad por saber de dónde provenía, si tenía historia alguna, y me encontré una linda leyenda andina.

El joven Quintral, hijo del cacique, perseguido por las doncellas dadas sus aptitudes varoniles, fuerza, valentía, sólo tenía ojos para una joven llamada Amancay. Ella correspondía a los sentimientos de Quintral, sin embargo se sentía indigna de su amor por pertenecer a una clase inferior. Un mal día, una epidemia atacó la aldea donde vivían, todos empezaron a morir sin remedio, Quintral cayó enfermo y entre sus delirios, como última voluntad pidió ver a Amancay. El padre de Quintral fue a buscarla, sin embargo cuando llegó a su morada, ella ya había partido en busca de una cura para el mal que aquejaba a Quintral. La hechicera del pueblo le había dicho que para curarlo debía darle la infusión de una planta que crecía solo en lo más alto de las montañas. Amancay logró alcanzarla, sin embargo, cuando la tuvo en sus manos, un gran pájaro se apareció diciendo ser el guardián de la flor. Amancay le contó su historia al pájaro que al final accedió a darle la flor, sin embargo, a cambio debía dar su corazón; para Amancay era un precio bajo si de esa manera su amor seguirìa viviendo.

Amancay aceptó, en el acto el pájaro guardián le arrancó el corazón con el pico. Emprendió el vuelo llevando consigo el corazón y la flor. Mientras iba volando hacía el descanso de los dioses, la sangre de Amancay manchó no sólo la flor sino también las montañas y los valles. El pájaro guardián pidió a los dioses que terminaran con la epidemia y que el sacrificio de Amancay fuera recordado de alguna manera.

La hechicera esperaba el regresó de Amancay, pero en su lugar sólo vio oscurecerse el cielo por la presencia de una ave gigantesca, además, vio aparecer en las montañas y valles, pequeñas florecillas blancas con motas rojas, sìmbolo de la sangre derramada de Amancay para salvar a su amado Quintral.

De ahí la frase "quién ofrenda Amancay está ofrendando su corazón".

 Lindas flores ¿no? 

Astromelias blancas

Astromelias rosas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: