Como decidir que es mas rentable

Una hipoteca es una operación a muchos años y aunque hay que tener en cuenta todas las condiciones: comisiones, porcentaje de financiación, productos que tienes que contratar etc. lo más importante es, sin duda, el tipo de interés.

El tipo de interés del primer año de una hipoteca no es una condición importante, hay que estudiarlo, pero también hay que valorar que se va a aplicar solo un año y nuestra hipoteca es a 20, 25 o 30 años. Es cómo se va a hacer el cálculo del tipo de interés después del primer año lo que hay que considerar cuidadosamente, pues es lo que va a decidir cuánto vas a pagar por tu hipoteca durante muchos años.

Las hipotecas a tipo de interés variable son aquellas en las que para calcular el tipo de interés que te van a cobrar, el banco suma al índice acordado un diferencial y el resultado será el tipo a aplicar hasta la próxima revisión. El índice más utilizado para estas operaciones es el EURIBOR. El Euribor no es un índice fijo, actualmente está por debajo de 0 (-0.106), es decir, es negativo, de modo que si tu revisión es EURIBOR + 1 el resultado será menor de 1 (1-0.106=0.894%) y ese sería el tipo a aplicar.

Las hipotecas a tipo de interés fijo te dan un tipo de interés que será el mismo para toda la hipoteca. En este tipo de operaciones todos los bancos ofrecen tipos de interés que están muy por encima del EURIBOR.

Con la situación actual, el EURIBOR en negativo, la opción de la hipoteca a tipo variable parece más apropiada, ya que el tipo de interés que resulta de aplicar tus condiciones (EURIBOR + 1) va a ser inferior al de una hipoteca a tipo de interés fijo. Pero hay que tener en cuenta que una hipoteca es una operación a muchos años.´

Que el EURIBOR este en negativo (sucede desde febrero de 2016) no es algo habitual y aunque la tendencia sigue siendo a la baja, si pensamos en una hipoteca a 20,25 o 30 años, lo normal es que el EURIBOR, durante todos esos años fluctúe y mucho y como esta negativo, prácticamente todas esas fluctuaciones serán al alza. Puedes ver la evolución histórica del EURIBOR desde 1999 (que fue cuando se creó), para hacerte una idea. Si eliges esta opción, tienes que considerar como seguro que tu cuota subirá más que bajara durante toda tu hipoteca.

Un EURIBOR tan bajo también beneficia a las hipotecas a tipo de interés fijo, ya que el tipo fijo que te ofrece el banco, siendo mucho más alto que el EURIBOR, suele ser una oferta bastante razonable a largo plazo. Ahora mismo puedes encontrar una hipoteca a tipo fijo a 30 años al 2,40%. Esto significa que pagaras la misma cuota durante toda la hipoteca.

Ya sé que suena raro, pero cuando el Euribor está muy bajo es recomendable una hipoteca a tipo de interés fijo y cuando el EURIBOR alto es mejor una hipoteca a tipo de interés variable. Pensad en la clave: el tiempo, una hipoteca es una operación a muchos años.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: