La hipermetropía, junto con la miopía y el astigmatismo, es uno de los principales defectos refractivos que aquejan a la población mundial.

Para tener una buena agudeza visual, las imágenes procedentes del mundo exterior deben ser enfocadas directamente en el plano de la retina, la cual es una estructura compleja y muy especializada que se encuentra en el interior del ojo.

En el caso de la hipermetropía estas imágenes se forman por detrás de la retina, esto obliga a la persona a alejar los objetos del ojo hasta que la imagen coincida con el lugar de mayor discriminación visual de la retina, llamada la mácula.

Esto se puede realizar debido a que cuando se aleja el objeto en cuestión del ojo, la imagen dentro del mismo se mueve de forma correspondiente, desplazándose desde atrás hacia adelante hasta que con el movimiento, el individuo la hace coincidir con el plano retinal.

De acuerdo a lo anterior, la hipermetropía es la incapacidad para tener una visión clara de los objetos localizados en una distancia cercana. No debe confundirse con la presbicia, que representa un problema similar pero aparece después de los 40 años y tiene unas causas desencadenantes diferentes.

La principal causa de la hipermetropía es tener un ojo pequeño o corto. Esto ocasiona que la cornea y el cristalino (principales lentes que enfocan la imagen en la retina) no pueden compensar la pequeña distancia dentro del mismo y fallan al momento de ubicarla en la mácula.

La hipermetropía también se presenta cuando la cornea (que como lente tiene un poder determinado) tiene un poder menor a lo usual. Esto se traduce en que es incapaz de hacer coincidir la imagen con el lugar exacto en la retina, formándose la primera detrás de esta última.

La corrección de la hipermetropía se lleva a cabo con el uso de gafas o lentes de contacto, los cuales desplazan hacia adelante la imagen dentro del interior del ojo y la hacen coincidir con el plano retinal.

También se puede corregir mediante cirugía refractiva o laser. Dentro de la misma se tienen varias opciones como el LASIK, el LASEK o el PRK. Lo que se realiza en esta cirugía es cambiar la forma de la cornea, tallándola mediante tecnología laser y modificándole su poder original para hacer que los rayos de la imagen converjan en la retina.

Se disponen de varias opciones para la corrección de la hipermetropía. Es decisión de la persona y su médico adoptar la que más le convenga.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: