¿Cuanto cuesta la libertad? Al parecer muchas vidas humanas.

Esta vez no me voy a enfocar en los conflictos de los mayores, asumiré el rol de denunciar un asunto mucho más delicado, la vida de los niños. Es triste que sean los jóvenes quienes paguen los errores de los mayores. Mi Venezueña es un claro ejemplo.

Al pasar los días cada vez más son los momentos en que los niños son afectados de alguna forma por los enfrentamientos y los conflictos que atraviesa la nación, desde la desnutrición, morir por enfermedades, verse envueltos en protestas ser afectados por lacrimógenas y perdigones, sufrir trastornos mentales al ser testigos de la barbarie de los funcionarios militares, hasta morir abaleados, son situaciones ya muy frecuentes en mi nación.

Muchos se cuestionan y se preguntan porqué razón los padres de esos niños no los sacan de las protestas, pues la respuesta es simple: muchos no tienen padres o muy bien no los conocen. Esa es la verdad y no solo eso, las fuerzas armadas ahora tienen una nueva manera de operar, sin importarles nada dispararan lacrimógenas, perdigones y balas a las casas y apartamentos.

Muchos se cuestionan de porqué razón no denunciamos estos actos de violación de derechos humanos, pues la respuesta también es simple: las fuerzas armadas de nuestra nación son las que nos están asesinando y los organismos internacionales rechazan estos actos, pero de ahí no hace nada más.

Entiendo que lo que digo es delicado, pero es verdad, no solo los organismos internacionales nos dieron la espalda, sino que nuestros propios soldados están usando sus armas para masacrarnos.

¿Quienens son los que más sufren en los estados en guerra? Pues los niños. Mientras más pasa el tiempo, más son los niños que se van quedando en las calles, más son los que van muriendo. El hambre y la miseria está criando a los hijos de Venezuela, están adoptando al odio como único consuelo, la anarquía y violencia como único libertador de sus tormentos. Así es como están las cosas en nuestro país. Sin embargo hay muchas opiniones al respecto, incluso hay personas en todo el mundo que defienden al tirano, pero ellos no viven lo que estamos viviendo.

Queremos defender a nuestros hijos y no podemos, no tenemos armas, solo palos y piedras, sin embargo damos cara a los represores y preferimos que nos disparen a nosotros que a los niños. Eso es lo que pasa, los niños de esta era en Venezuela son testigos de asesinatos, de masacres y muchos de ellos se convierten en asesinos, en delincuentes. No tienen culpa de nada y tienen que pagar el precio.

Muchas veces los niños se convierten en soldados y se enfrentan a las fuerzas militares con piedras y lo que tengan a la mano, los militares claramente responden con sus armas, los militares no miran a quien disparan solo cumples sus órdenes. Padres asesinando niños, ese es nuestro día a día.

Escucharan muchas cosas sobre Venezuela, pero nunca les dirán la verdad. Ya que la verdadera guerra nunca llega a los libros. En mi país hay un genocidio en proceso siendo a paso lento, pronto no abran vidas que llorar, porque no quedará ningún venezolano vivo para la llorarnos.

El gobierno hablaba de que no debíamos permitir ninguna intervención militar ya que ellos no mirarían ni preguntarían para matar, pero son nuestros soldados quienes nos están matando sin mirar a quién. No importa si es un adulto o un niño, si tienen que matar lo harán, porque esas son las ordenes y tienen que cumplirlas. Así es como piensan nuestros soldados.

Angeluz 05:017

Jovenes

Se mueren de hambre

Guerreros

Lacrimógena

Jovenes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: