fotografia

El Monte Koya en Japón alberga más de 100 templos budistas lo que hace que este lugar sea de meditación y paz pese a que recibe visitantes de todas partes del mundo. Y en este lugar es donde crece la hierba Enmei a la que se le atribuye el secreto de la longevidad de los japoneses ya que muchos de los ancianos superan los 100 años. El Japón ha estado desde tiempo inmemorial unido a la naturaleza y han estudiado e investigado gran diversidad de plantas autóctonas que por sus buenas propiedades han sido usadas como medicamento. 

fotografia

La hierba Enmei es poco conocida fuera de Japón, sin embargo es muy apreciada en este país y considerada milagrosa para la piel y el rejuvenecimiento,  le atribuyen efectos sorprendentes ya que tiene un gran efecto sobre las células alargando su longevidad. Según una leyenda de este lugar, el monje Kukai que fue el fundador del budismo shingon ofrecía un té de la planta Enmei a los visitantes del Monte Koya y entre ellos llegó uno que se encontraba moribundo. Tras tomar la infusión se levanto totalmente recuperado milagrosamente.

fotografia

El Enmei es una planta endémica del Monte Koya, conocida por los japoneses desde la antigüedad por el poder de regeneración celular y muchas personas mayores lo suelen tomar en infusión como si fuera un té y se le atribuye a esta costumbre el buen aspecto de su piel aún en edades muy avanzadas. Algunos laboratorios de cosmética, siempre dispuestos a mejorar sus productos contratan a los mejores científicos para elaborar productos de mucha calidad y en esta ocasión han utilizado la hierba Enmei, en especial la marca Shiseido para elaborar productos antiedad. Será difícil no caer en la tentación de probarlos...

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: