Para la conservación rutinaria de los objetos de metal no se necesitan muchas herramientas, pero si se realizan trabajos de manipulación o restauración más importantes en los que haya que hacer cortes o soldaduras, hay que emplear útiles más específicos. Para su limpieza y mantenimiento se precisan también abrasivos, pulimentos y barnices protectores.

Estropajos

La lanilla metálica de níquel y los estropajos de acero y aluminio sirven para decapar y limpiar la corrosión en los metales duros. Los estropajos de fibra son también buenos abrasivos.

Punzón

Se utiliza para marcar las líneas de corte o el punto a taladrar, evitando que la broca se desplace.

Torno de banco

La prensa fija será muy útil para sujetar las piezas mientras se cortan, liman o modulan.

Limas

Las limas de metal, que tienen dientes más finos que las de madera, se emplean para rectificar las piezas recién cortadas o suavizar sus bordes.

Truco para manitas

El metal que queda entre los dientes de las limas dificulta la acción abrasiva de éstas e incluso puede rallar las superficies. Para evitarlo, conviene pasar de vez en cuando un cepillo metálico para limpiarlas.

Martillo de plástico

Sirve para reparar abolladuras. Puede ser de cabeza plana o redondeada, para adaptarse a las superficies de los objetos y no dejar marcas en ellos.

Cepillos metálicos

Sirven para limpiar por fricción las superficies oxidadas o corroídas. Se pueden acoplar a la taladradora eléctrica.

Tijeras para cortar metales

Muchos metales blandos, en chapa o perfiles, pueden cortarse fácilmente con este tipo de tenazas.

Soldador y soplete

Para la soldadura blanda (con aleación de estaño y plomo) se utilizan soldadores eléctricos. El tamaño del cabezal debe ajustarse al de las piezas que se van a soldar. Para la soldadura dura (con aleación de plata y latón) es preciso utilizar un soplete de butano o propano, que produce una intensa llama con la que se calienta el metal rápidamente.

Sierra de arco

Para cortar grandes superficies planas se puede utilizar tambien la sierra de calar eléctrica. En trabajos de precisión, además, se emplean seguetas y sierras de marquetería.

Discos de pulir

Se adaptan a la taladradora eléctrica y se utilizan para extender los abrasivos químicos y sacar brillo a los metales. Están especialmente indicados para pulir objetos grandes.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: