Voy a explicaros sobre la hernia umbilical, de la que algunos foreros de mascotas ya hemos tenido la mala suerte de descubrir en nuestro peludines. Se trata de un pequeño agujerito en la pared del músculo del abdomen en la zona del ombligo. Las causas pueden ser varias, la más comunes son por defecto en el desarrollo del feto (no se cerró completamente) u ocasionado por accidente de la propia mami cuando les corta el cordón, a veces les provoca un desgarro en el tejido que hace que se forme la hernia.

¿Como detectamos la hernia?. Si es muy pequeña, puede ser difícil, de todas formas palpando en la zona del ombligo si encontramos un bultito que se hunde hacia adentro, eso es la hernia. Según en que postura esté el animal se verá un bultito más grande o más pequeño o incluso no aparece el bulto. En muchos cachorros la hernia se cierra al ir creciendo, así que antes de nada lo que tendremos que hacer si la detectamos en un cachorro, es esperar a que éste crezca y a ver como evoluciona.

En general los veterinarios no le dan mayor importancia si la perra no va a criar. Si no se agranda, no suelen dar ningún tipo de complicación y al animal no le duele. Digamos que la mayoría no te operaría al perrito por una hernia pequeñíta. Y hablando de operaciones, esa es la única manera de quitar la hernia, mediante intervención quirúrgica. En el caso de las perras, si se tiene pensado en esterilizarla, es buena idea aprovechar y que le quiten la hernia, ya que el cirujano tiene que abrir precisamente desde ahí.

La recuperación de esta operación es increíblemente rápida. Al día siguiente de operar, el perro puede comer, beber, caminar y correr e incluso quiere hacer cosas que no debe hacer, como saltar en el sofá o a la cama. Hay que cuidar muy bien que la herida no se infecte y que el animal no haga esfuerzos que puedan hacer que salten los puntos. Ahí es donde comienza nuestra labor. Cuidar bien esos puntos, ya que una herida infectada complica mucho la recuperación y por supuesto la salud del animal ya que habría que medicarle contra esa infección, la cual le debilitaría lógicamente.

Para evitar que el perro se lama pues esto infectaría los puntos, se utiliza la isabelina (que llamamos vulgarmente campana) y la verdad es que es muy incómoda para ellos. Una buena idea es ponerle un body de bebé, pero corremos el riesgo de que no se chupe pero pueda mordisquearse la herida. Es bueno a ratitos quitarsela y estar supervisándolos para que puedan descansar unas horas de la dichosa campana. Un buen masaje en el cuello tampoco viene mal :).

¿Cúando puede ser peligrosa?. Pues si la hernia se agranda, pueden salir las tripillas hacia fuera y lo peor, pueden estrangularse. Estaríamos hablando de lo que los médicos llaman "torsión gástrica o hernia estrangulada" y habría que operar de urgencias. También hay que tener en cuenta que el perro va haciendose mayor. No es lo mismo operar a un perro joven que a uno mayor. Este último corre muchos más riesgos con la anestesia con lo cual si se la quitamos cuando es joven, pienso que es mucho mejor. La que está puede o no estrangularse, pero la que no está seguramente nunca nos dará problemas. Mi opinión es que no hay que esperar a que algo que pueda comprometer la salud del animal, lo haga. Esperamos que esta información os sea útil tanto para detectarlas como para decidir que se puede hacer en el caso de descubrirla. :)

En la foto podeis ver como es más o menos una hernia. Es la ex-hernia de Ney de la cual ha sido recientemente operada.

Hernia umbilical

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: