Hermes

Los antiguos griegos creían que los dioses vivían de manera similar a la de los humanos. También tenían las mismas virtudes y defectos, solo les separaba un aspecto eran inmortales. 

Cuando se producía la unión entre un dios y un mortal nacía un héroe, figura que estaba por encima  a cualquier hombre, pero que estaba por debajo de los dioses.

Los dioses vivían en una sociedad que guardaba cierto parecido con la de los humanos. Los dioses del Olimpo griego se encargaban de controlar los poderes de la tierra, del cielo y del mar. 

La figura del dios Hermes

Hermes, era uno de los dioses más importantes de la mitología griega, se le atribuían una gran cantidad de funciones. Era considerado el dios mensajero, el dios protector de las fronteras y de los pastores. A su vez, también era el patrón de los literatos y actuaba como protector de los ladrones. 

También fue considerado patrón de los atletas, por lo que se cree que fue el inventor de varias pruebas de atletismo.

Tenía autética pasión por la música, lo que le llevó a inventar la lira, un instrumento que estaba hecho con un caparazón de tortuga que llevaba incorporadas unas cuerdas tensadas, también fue el inventor de la siringa, un instrumento hecho con tubos de caña que iban unidos entre ellos. 

La forma de representar a Hermes, el dios mensajero

En un principio, fue representado como un dios anciano y con barb, pero posteriormente esta forma de representarlo cambió y empezó a ser representado como el dios atlético que es la imagen que sigue teniendo en la actualidad. 

Hermes, el dios mensajero que tenía fama de ladrón

La leyenda cuenta que cuando estaba en la cuna se escapó de ella para ir hasta Pieria, donde robo unos bueyes que eran del dios Apolo. Según la leyenda, decidió esconderlos en el interior de una cueva, pero se quedó con dos para comérselos él.

Cuando el dios Apolo se enteró del robo, lo llevó a Maya, pero esta lo defendió porque Hermes era solo un bebé, Apolo no se quedó satisfecho y decidió llevarlo a Zeus, quien le dió la orden de que devolviera los bueyes a Apolo. Para que Apolo no se enfadara, Hermes le regaló la primera lira que hizo, con este gesto consiguió ganarse la amistad de Apolo. 

La leyenda continua diciendo que cuando Hermes creció tuvo un hijo con Afrodita, y le pusieron por nombre Hermafrodito, de quien cuentan que vivió un amor apasionado con la ninfa Salmicis y que de esa pasión, y que fruto de esa pasión los cuerpos de Hermafrodito y Salmicis quedaron unidos para siempre. 

 


 

 

 

Hermes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: