Göring

HERMANN GÖRING

EL LEGADO Y DESCENDENCIA DE HERMANN GÖRING

Era un destacado militar y político, un patriota alemán quien se ganó la confianza de ADOLF HITLER y se convirtió en su mano derecha. Un hombre quien conoció la vida en el máximo poder y su decadencia cuando fue condenado ante el Tribunal Internacional de Nuremburgo.

Göring

HERMANN GÖRING: Nació en 1893 en Rosenheim, en la República de Weimar, actualmente conocido como Alemania. Pertenecía a una familia acomodada, aristocrática, y creció durante sus primeros años en un castillo. De joven, no destacaba precisamente en los colegios por ser buen estudiante. Sin embargo, esta situación cambió cuando ingresó en la escuela militar. Obtuvo su primera formación en la escuela de cadetes de Karlsruhe y en la de oficiales de Lichterfelde.

HERMANN GÖRING se convirtió en un DESTACADO MILITAR Y POLÍTICO de su época, empujado por su ambición y su encanto personal. Era el PROTOTIPO de la ARIA ALEMANA y tenía a muchas mujeres a sus pies. Además, llegó a ser miembro del partido nazi y ocupó el puesto número dos, superado solamente por Adolf Hitler, en la lista de los rangos. Hermann Göring, tras una serie de luchas, se combatió en la Primera Guerra Mundial, obtuvo una serie de condecoraciones a lo largo de su carrera militar y se hizo merecedor de la confianza total del FÜHRER (el Líder alemán), quien dispuso por escrito que Hermann Göring sería su sucesor legal en el cargo cuando ya no estuviera.

Cuando ADOLF HITLER ascendió políticamente convirtiéndose en el Reichsführer (canciller alemán), HERMANN GÖRING también ascendió al grado de General y Ministro de Aire de la Luftwaffe. Como servidor incondicional de ADOLF HILER y nacionalsocialista convencido, HERMANN GÖRING nunca se quitó del lado de HITLER.

Göring

EL LEGADO Y DESCENDENCIA DE HERMANN GÖRING

En 1935, HERMANN GÖRING se casó con una actriz alemana llamada Emmy Sonnemann (*1893 - †1973). Gracias a la influencia y el poder político de su esposo, la ahora Emmy Göring disfrutó de un nivel de vida desconocido anteriormente para ella. Se convirtió prácticamente en la primera dama y la princesa del régimen nazi. Vivía estos años con todo detalle de lujo y derrochaba sin pensar. Ella no estaba al tanto de todo lo que hacía su marido. Veía en él solamente al marido, político de profesión y padre cariñoso de la hija Edda Göring (*Junio de 1938) que tenían en común.

En 1945, cuando los aliados estadounidenses entraron en Alemania poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial, HERMANN GÖRING hizo un intento de recuperar el poder para gobernar al país germano. No obstante, fue capturado, arrestado y llevado a juicio ante el Tribunal Internacional de Nüremberg, donde fue juzgado entre otros, por los crímenes contra la humanidad. Fue condenado a ser ahorcado. Sin embargo, se suicidó antes de la ejecución. De general a preso político, Hermann Göring consideraba la condena del ahorcamiento una vergüenza, porque esa misma se le imponía a los traidores. Sin embargo, él era un patriota hasta la médula donde la traición no tenía lugar.

Durante sus años gloriosos de poder político y militar, época en la que fue condecorado en varias ocasiones, Hermann Göring mostraba un gran interés en el arte y se hizo con una gran colección internacional de cuadros famosos y altamente valorados, así como de joyas. Parte de su adquisición regaló a su hija Edda.

EDDA GÖRING nació en 1938 en el TERCER REICH y su nacimiento fue la gran noticia del país. A su padre le llovían las felicitaciones a través de llamadas, telegramas e incluso por la radio. ADOLF HITLER se convirtió padrino de la niña estando presente en su bautizo. EDDA GÖRING creció como una aristócrata y disfrutaba de riquezas y abundancias. No obstante, su suerte cambió con la muerte de su padre en 1946. Durante el juicio, confiscaron las propiedades de HERMANN GÖRING, incluyendo los cuadros y las joyas. Edda Göring se tuvo que mudar de residencia junto con su madre y comenzaron a vivir tiempos de dificultades económicas. Su madre, EMMY GÖRING, apeló en 1954 para que le devolvieran las pertenencias de su difunto esposo, puesto que estaba convencida que le correspondía a ella en herencia. Dicha apelación fue denegada. Cuando EMMY GÖRING falleció en 1973, su hija retomó la lucha legal reclamando el legado de su padre que le fue quitado. Creyendo en la ley de sucesión de la HERENCIA y tras la muerte de sus padres, Emmy Göring no ha perdido la esperanza a sus setentaisiete años de recuperar lo que una vez fue también de ella. En su carta de alegación comenta que muchos cuadros le eran regalados por parte de su padre. Sin embargo, todas las peticiones le fueron rechazadas. También hay que añadir que Emmy Göring desconoce la verdadera procedencia de las obras artísticas y cómo su padre las obtuvo. Además, niega rotundamente cualquier acto cruel que se le asigna. Ella lo recuerda como el padre encantador y cariñoso que era y lo ama como tal.

Mientras unos añoran aquellos años perdidos, los lujos y el poder, y luchan por recuperar parte de su vida, otros – una inmensa mayoría – conviven con las pesadillas de aquellos tiempos y lucha por olvidar un pasado que no se puede borrar. Los hay que incluso aún hoy, varias décadas después, luchan por recuperar su identidad y dignidad que les fue arrebatada hace mucho y nadie les pidió disculpas. Un ejemplo vivo de ello son aquellas personas procedentes de los LEBENSBORN, que hoy forman parte de la tercera edad de Alemania.

Una vida llena de ideales que llevan a un comportamiento despiadado condenado por una mayoría y defendida por unos pocos que no quisieron ver sus actos. HERMANN GÖRING

Göring

Göring

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: