Hermann Hesse

HERMANN HESSE

(2 de julio de 1877 – 9 de agosto de 1962)

HERMANN HESSE nació en Würtenberg, Alemania, en el seno de una familia de misioneros cristianos. Su familia era propietaria de una editorial que se dedicaba a imprimir textos para los misioneros que fue dirigida por su abuelo materno. En su infancia, la familia de HERMANN HESSE se trasladó a Basilea en Suiza, donde permaneció unos cinco años y tras los cuales regresó a su ciudad natal. La relación que mantenía HERMANN HESSE con sus padres pasaba por una crisis que le llevó a una seria depresión. Mientras pasaba durante este estado, poseía graves pensamientos de suicidarse, hecho que se refleja en varias de sus OBRAS y ESCRITOS. Uno de sus primeros empleos era aprendiz de librero, el cual abandonaría tan solo tres días después. A continuación trabajó de mecánico en una fábrica de relojes, pero tras catorce meses también lo abandonó por el deseo que mantuvo de ejercer un trabajo intelectual. En el año 1895 comenzó otro trabajo, nuevamente como aprendiz de librero en otra librería, donde finalmente se entregaría en cuerpo y alma. Aunque inicialmente su trabajo consistía en archivar y agrupar libros, fue en esta época en la que invocaba su deseo de convertirse en un escritor. Al acabar su jornada laboral, aprovechaba las tardes para leer a los escritores grandes como Goethe, Lessing y Schiller, así como escritos de la mitología griega. La lectura era para HERMANN HESSE el sustituto de cualquier relación social y el libro era su mejor amigo. En 1896 escribió un poema titulado Madonna que fue incluso publicado en una revista vienesa. Tras tres años de aprendiz como librero, ascendió a ayudante, situación que le permitía disfrutar de cierta independencia económica. En estos tiempos pasó a leer a los escritores alemanes pertenecientes al estilo del romanticismo. Igualmente fue en esta época, en 1898, cuando HERMANN HESSE comenzó a escribir sus primeros escritos, pero tras publicarlos no contaban con el éxito deseado. Más bien, eran un fracaso económico para la editorial. No obstante, el editor creía en el valor literario de sus obras. Por aquel entonces, ya en 1899, HERMANN HESSE vivía en Basilea (Suiza), donde trabajaba en otra librería. Dos años más tarde realizó un viaje a Italia. Tras su regreso, cambió nuevamente de trabajo y comenzó a trabajar en otra librería. En 1904 se casó y fundó su propia familia. Desde ese nuevo giro en su vida, trabajaba más activamente como escritor. Escribió una serie de novelas, relatos y poemas. Adicionalmente a la escritura, se dedicó HERMANN HESSE incluso a la pintura y llegó a crear una serie de cuadros. HERMANN HESSE, de origen alemán, se llegó a naturalizar en Suiza, país en el que finalmente falleció.

HERMANN HESSE amaba los libros y la escritura y les dedicó toda su vida. Se convirtió en uno de los ESCRITORES más grandes del habla alemana. Sus escritos, entre ellos novelas, relatos, poemas, poemas, recensiones, cartas… llenan cuarenta volúmenes. Acerca de la obra que nos dejó HERMANN HESSE llegó a escribir el biógrafo alemán Volker Michels el siguiente comentario: “Nos enfrentamos con una obra que, por su copiosidad, su personalidad y su vasta influencia, no tiene paralelo en la historia de la cultura del siglo XX.” Este legado literario complementó HERMANN HESSE con centenares de acuarelas al estilo expresionista. Sus obras escritas originalmente en alemán, han sido traducidas a varios idiomas, incluyendo el español. Algunas de sus obras traducidas se titulan:

Bajo las ruedas

Demian

Rastro de un sueño

Obstinación. Escritos autobiográficos.

El lobo estipario

Siddharta. Una composición india

El caminante

Narciso y Goldmundo

En el balneario

Obras, todas ellas y muchas más, escritas por HERMANN HESSE.

Hermann Hesse

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: