Fugaz frente a mis ojos,pasa ahora mi vida

Atras quedaron chances que el destino ofrece

Y ahora moribundo el tiempo inexorable arrima

Tanto que decirte vital y  obligatorio parece.

 

Tropiezos no tendrías si a mi manera fuera,

A salvo entre mis brazos, por ti velaría,

Me estaría a tu lado, si de mí dependiera,

Protegido del mundo y del mal estarías.

 

Sin embargo hijo mío ya no estaré contigo.

Busco entre mis bienes una herencia para ti,

cosas terrenales, esperarías de mí?

Efímeras son y se pudren como el higo.

 

Más es LA PALABRA perenne como el oro.

Mientras pasan tempestades y sequias,

Durante penas que entristecen los días,

Este mi consejo guardarás como tesoro:

 

Hay alguien que contigo estará siempre,

Y a ese Dios del cielo tu mirada fijarás,

Pues por años te aguardó pacientemente,

Su palabra y su cayado, obedecerás.

 

Si perdidas sientes la fe y la esperanza

Si las fuerzas, crees te abandonan,

Si de derrota se cubre tu semblanza,

Reposa y revive en Dios que adoras.

 

Él goza tus triunfos y seca tus lágrimas,

Jesús, tu fortaleza, tu refugio, el abrazo.

Mano amiga, voz de aliento, el amparo,

Síguele fiel y descansa en su regazo.

 

Tanto que decirte y me espera la fosa,

Y ahora tiempo solo hay suficiente

Para decirte hijo mío, sabiamente

Que A Dios ames sobre todas las cosas.

 

A mis hijos Nataly y Cesar David con todo mi amor
Cesar Augusto Ángel - junio 10 de 2011

Abrazo de Padre e hijo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: