Esta enfermedad se dianostíca después de un episodio de sangrado que se puede presentar por un golpe o de forma espontánea y también si hay antecedentes en la familia. La trasmiten las mujeres y solo se presenta en varones. Las hemorragias debilitan al enfermo que debe guardar gran cuidado en no recibir golpes y no puede someterse a operaciones por la falta de coagulación en la sangre. Se conocen tres tipos de hemofilias.

1. Hemofilia A: es un trastorno hereditario causado por una falta del factor de cougualación sanguínea VIII. Por la poca calidad de este factor la sangre no de coagula  y no detiene los sangrados.

2. Hemofilia B: también es hereditario y tiene falta del factor IX en la cougulación de la sangre. Con la baja calidad del factor la sangre no puede coagularse apropiadamente y no controla las hemorragias.

3. Enfermedad de Von Willebrand: es causada por la deficiencia del factor del mismo nombre que impide que las plaquetas se amontonen y se adiéran a las paredes de los vasos sanguíneos, lo que es muy necesario para que se coagule la sangre. La hemofilia no tiene cura, solo las transfusiones de sangre han aliviado la situación de los enfermos.

fotografia

Se tiene conocimiento de esta enfermedad en la realeza de Europa a partir de Leopoldo de Gran Bretaña que le fue diagnosticada de niño. Hasta que no nació su hijo, la reina Victoria  no sabía que era portadora de tan nefasta enfermedad. Cuando ella nació, su padre el duque de Ken ya era un anciano que arrastraba varias enfermedades  y se sospecha  que alguna era venérea y tal vez esta fue la causa de que ella fuera portadora de la hemofilia. En contra de muchas publicaciones esta enfermedad no se da por casarse entre familiares o primos.

fotografia

La reina Victoria dió a luz a nueve hijos, de los cuatro varones solo uno resultó hemofílico y las hijas dos fueron portadoras porque tuvieron hijos hemofílicos. La más jóven, Beatríz, no lo supo hasta que tubo un niño que sangraba sin darse ningún golpe. Cuando Alfonso XIII quiso casarse con Victoria Eugenia  de Batenberg que era hija de Beatríz, muchas voces se alzaron en contra ya que se iba a introducir  la enfermedad en la sangre de los Borbón de España como así fue.

fotografia

El hijo mayor de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, Alfonso, era hemofílico y el más pequeño, Gonzálo, también lo era. Ambos fallecieron en circunstancias  parecídas por accidentes de coche en los que no se pudo evitar las hemorragias, Juan, Conde de Barcelona, nació exento de la enfermedad por lo que Juan Carlos hoy rey de España, sus hermanas y descendencia están genéticamente exentos de padecer la enfermedad dado que descienden de un hijo sano y la transmisora de dicha enfermedad tiene que ser una mujer,

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: