Úlceras pépticas

Úlcera péptica es una llaga o pequeña erosión en la mucosa de revestimiento bien del estómago (úlcera gástrica) o del duodeno (úlcera duodenal); siendo la bacteria Helicobacter pylori una de las principales causantes de estas lesiones digestivas.

A esta bacteria se le atribuyen casi la mitad de las úlceras pépticas en todo el mundo es la bacteria denominada Helicobacter pylori, encontrándose en alrededor de dos tercios de la población mundial, por lo que se deduce que un número importante de personas que la portan, no van a desarrollar úlcera, sin que se conozcan actualmente la explicación concreta de esto.

Las comidas picantes, el estrés, alcohol y tabaco entre otros, no son factores causantes de úlcera péptica como tradicionalmente se pensaba, pero si que son determinantes a la hora de agravar las lesiones y los síntomas de este tipo de patología.

Todavía no existe una absoluta seguridad científica, pero se cree que esta bacteria se propaga a través de alimentos y agua contaminada, no descartando la posibilidad de su propagación de persona a persona a través de saliva, vómito o material fecal.

Los síntomas principales de la úlcera péptica

Son un dolor sordo o ardiente en la zona entre el ombligo y el esternón (epigastrio). Este dolor se presenta de forma característica cuando el estomago está vacío, entre comidas y por la noche, aliviándose durante unos minutos cuando se toma algún alimento. También puede aparecer pérdida de apetito y de peso, junto con nauseas y vómitos o la sensación de hinchazón en la zona.

Existen diferentes formar para diagnosticar la presencia de Helicobacter pylori

Entre las diferentes técnicas de diagnostico destaca la detección de la bacteria a través del aliento o prueba del aliento con urea, ya que el paciente toma una capsula o líquido que contiene urea marcada con carbono. A los pocos minutos debe respirar dentro de un recipiente. Como la bacteria contiene una enzima denominada ureasa, capaz de descomponer la urea en dióxido de carbono y amoniaco, la presencia del carbono ingerido anteriormente en el aire espirado, indicará la presencia de la bacteria en el sistema digestivo.

La gran importancia que tiene la detección de la bacteria en personas que padecen úlcera péptica radica en que al tratamiento de protección de la mucosa digestiva, generalmente con medicamentos que disminuyan la secreción de ácido por parte del estomago, se deberá asociar un tratamiento antibiótico que cura entre el 80-90 % de la ulceras causadas por Helicobacter pylori, aunque conseguir eliminar la bacteria suele ser más complicado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: