Helado, Tartas, pasteles, bizcochos, mousses,  natillas... Los postres tradicionales elaborados con chocolate nunca pasan de moda y su éxito no conoce fronteras. Y es que son tan irresistibles que todo el mundo los quiere, y esta receta de Helado de chocolate blanco y fresa te encantara.

Helado de chocolate blanco y fresa

RECETA DE HELADO BLANCO CON CHOCOLATE Y FRESA:

Ingredientes para 10 personas

Para el helado de fresa:

350 g de fresas 50 g de azúcar 1 cucharada de miel 200 g de nata para montar 1 yogur griego natural

Para el helado de chocolate:

125 g de chocolate blanco 125 ml de leche 65 g de azúcar 3 yemas de huevo 250 ml de nata para montar

Para decorar: 80 g de chocolate

Preparar el helado de fresa:

Calentar la miel en un cacito hasta que se licue. Retirar y dejar templar. Lavar las fresas, secarlas, retirarles los pedúnculos y trocearlas.

Disponerlas en el vaso de la batidora, con el azúcar, triturarlas hasta obtener un puré homogéneo y tamizarlo.

Montar la nata, que debe estar muy fría, con varillas eléctricas. Agregarla al puré, con movimientos envolventes para que no se baje. Añadir la miel y el yogur, y remover hasta incorporarlos.

Verter la preparación en un recipiente metálico y congelar durante 3 horas.

Sacar el helado cada 45 minutos durante ese tiempo y batirlo enérgicamente con un tenedor para romper los cristales de hielo. Volver a introducirlo en el congelador y dejarlo 2 horas más.

Elaborar el helado de chocolate blanco:

Poner un cazo al fuego con la leche y el azúcar. Calentarla sin que hierva y remover hasta que la última se disuelva. Retirar y dejar templar.

Colocar las yemas en una cazuela y batirlas hasta que estén cremosas. Agregar la leche, en un hilo y sin dejar de remover para evitar que se formen grumos. Calentar esta preparación a fuego suave y, cuando empiece a espesar como una crema, retirarla del fuego.

Picar el chocolate, agregarlo y remover hasta que se haya derretido completamente.

Incorporar la nata, mezclar y dejar enfriar. Pasar la preparación a un recipiente y congelar unas 3 horas. Batirla cada 45 minutos para romper los cristales de hielo y dejarla en el congelador 2 horas más. Forrar un molde alargado con film transparente. Verter el helado de fresa en el fondo, llenándolo hasta la mitad, y extenderlo con una espátula. Disponer encima el de chocolate, alisar la superficie y dejar el postre en el congelador hasta el momento de servirlo.

Trocear el chocolate blanco de la decoración. Calentarlo en un cazo, al baño María, hasta que se funda. Retirar y dejar templar.

Desmoldar el helado sobre una fuente. Dibujar en la superficie hilos finos de chocolate y servirlo en seguida, cortado en porciones.

Parece algo difícil hacer Helado de chocolate blanco y fresa pero no es así, además vale la pena realizarlo ya que casero sale muy bueno.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: