semejanza

¿Hechos a imagen y semejanza de Dios?

En la religión cristiana y en casi todas, siempre se repite: que somos o estamos hechos a la imagen y semejanza de Dios. Preguntémonos. ¿Qué significa esto? ¡Será que el significado es que Dios es un señor de larga barba blanca sentado sobre un trono, atento a la menor equivocación nuestra para castigarnos! Podríamos decir que de alguna manera nos hizo parecidos a él, sin embargo no nos vemos como él. Tal vez no es tan disparatada la idea, si tenemos la convicción cierta de que es nuestro padre (hijos de Dios).

Pensemos; ¿A cuál semejanza se hace referencia? Si nuestro Dios-Padre es, el creador de todo lo que tenemos a la vista y Jesús-Hijo el enviado para enseñarnos a establecer el Reino de Dios sobre todo lo creado. ¿Entonces donde está la semejanza con ellos? Porque así, como el padre y el hijo, nosotros somos creadores universales. ¿Yo también soy un creador universal? Sí, tú y yo, nosotros, ellos, somos todos creadores de la realidad que vivimos. En las que sentimos que algo debemos mejorar. Que algo no está funcionando como debería.

Somos creadores, generadores, de la realidad en que vivimos. Allí está la semejanza de nosotros sus hijos con nuestro Padre, somos creadores como ¡Él! Creadores de nuestro pequeño universo, nuestra realidad, vida, forma y, paso por este planeta. ¡Somos creadores!

El poder que reside en la palabra pronunciada, con la entonación y la emoción necesaria para impactar la realidad, hasta cambiarla, la imagen creada y sostenida sobre determinado sueño, deseo o meta hasta verla convertida en realidad, son mecanismos que conscientes o no, sirven para, generar una nueva realidad.

significado

¿Como cambio mi realidad?

¿Y qué hacer ahora, para cambiar aquello de mi realidad que no me gusta? Es refrescante observar la realidad que vivimos y estar conscientes que en ella existen también recursos sencillos, pero repletos de poder que nos permiten interactuar con esa realidad y transformarla para que se vuelva de insatisfactoria a satisfecha.

Hay recursos simples que te ayudan a transformar las circunstancias más complejas, en sencillas y agradables. Ahora vamos a poner a vuestra consideración una de ellas, que ha sido implementada con buenos resultados, con éxito, por infinidad de personas.

Dios es la mente con la que miras. Sí ello es así, luego tus pensamientos naturales, son divinos. Entendiendo lo natural como esencial, el pensamiento natural es puro porque emana de la divinidad. Hay otra serie de consideraciones que no es el caso exponerlas acá para no complicar lo sencillo de lo que estamos exponiendo. Vamos a concluir con la fórmula sencilla.

Solo debes repetir mentalmente. Dios es la mente con la que veo, y sigues con la situación que quieres cambiar y lo haces repetidamente por todos los días necesarios hasta que cambie la situación que quieres que cambie, veras que se producen nuevas circunstancias que modificaran la realidad pasada. Practica este ejercicio y mira descorrer el velo que cambiará tu realidad. Este ejercicio no por sencillo es banal. Solo ponlo a prueba por curiosidad o por lo que sea.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: