Un día iba paseando con un amigo por la calle y vimos a un ciego pidiendo en una esquina. Nos paramos delante de él y vimos que en su gorra apenas había unos céntimos. Mi amigo se quedó mirando el cartel y le pidió permiso para "retocarlo". El hombre le dijo que sí, que podía añadir al cartel lo quisiera con tal de que consiguiese que la gente se parase a mirarlo y le ayudase.

Mi amigo sacó un rotulador del bolsillo de la chaqueta y dando la vuelta al cartel, escribió algo en él y le dijo al hombre ciego que lo colocara donde lo tenía antes, pero que ya vería como por la tarde su gorra estaba llena .

Nos fuimos a comer y después de tomar café y hacer unas compras, mi amigo quiso pasar por la esuqina del ciego para ver como le iba. Y efectivamente segun nos acercabamos, vimos como la gorra estaba llena de monedas e incluso sobresalían algunsobilletes.

Al saludarle, el ciego reconoció la voz de mi amigo y levantándose le agarró ambas manos y se las estrechó en un gesto de agradecimiento mientras le preguntaba qué había puesto en el cartel que había obrado ese milagro.

Y mi amigo sólo le contestó que simplemente había dado color a lo que ya él tenía .

Cogí el cartel y miré ambos lados. En uno ponía : Soy ciego, ayúdenme por favor. Le dí la vuelta y en este lado, mi amigo había puesto: Mañana empieza la primavera y yo no podré verla.

A veces hacemos las cosas bien, pero no siempre de la mejor manera posible. Si haciéndolas como siempre no obtienes el resultado deseado, prueba a hacerlas como nunca antes lo habías hecho y a lo mejor consigues resultados que ni tu mismo puedas creerte.

Mariposa posada en una flor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: