Me han contado de lugares llenos de magia y ensueño a donde personas que amo han viajado, viajes en donde su corazón se llena de vida y fantasía que irremediablemente influyen sus vidas; para cada uno de ellos esos VIAJES han sido su aventura pues como suele ocurrir en cada viaje, se vuelve también un tremendo paseo interior por nuestros fantasmas y nostalgias, parte de un camino que con estos nuevos lugares se llena de aire.

Hoy me detuve a admirar mi nevera, allí pego algunos de los recuerdos que en su amor estos viajeros me han traído de esos lugares, decoran mi nevera haciéndola sentir poderosa. Veía mi nevera con la hermosa sospecha de que cada uno de ellos me recordó, allí donde se corre el riesgo de olvidar quienes somos para hundirnos en la ensoñación propia de la avetura de lo que podríamos ser.

Me han contado de parques, museos, calles, visagras, panaderías, expectáculos, música, playas, climas, acentos, estilos de vida, formas de ser, bailes, carreteras, mapas, escritores, comidas, restaurantes, vinos; ME HAN CONTADO lo vivido a través de sus relatos, en los que su alma brilla; relatos llenos de vida que yo escucho con la misma expectativa y encanto, con los que escuchaba a mi papá cuando era niña, en las noches oscuras a la luz de velas, en una gran mesa del comedor, narrando con calma y gracia, se quitaba sus gafas en un acto inconciente por regalarnos para siempre la luz inocente de su mirada, le escuchaba contar sus viajes, esa AVENTURA interior que fue su infancia, en un LUGAR donde había un ferrocarril, un tanque gigante de agua, cabras, montañas, mujeres extraordinarias que vendían comida, que además en una suerte de talento o desafío, la cargaban en canastos que llevaban en sus cabezas.  De ese lugar  no tengo adhesivo en mi vieja nevera, me inspira la certeza de que decora mi alma con los profundos aires de un papá que extraño demasiado.

Me han contado estos aventureros, de viajes a Madrid, California, Las vegas, Buenos Aires, Cartagena, Montevideo, San Francisco y La Habana. Me han contado de cada uno de esos LUGARES que no conozco, a los que nunca he ido y no se si aguna vez iré.

Me han contado de otro LUGAR, en el que esa plenitud que veo en sus ojos al descubrir tierras lejanas, no se acaba; no hay retorno, porque allí tenemos la dicha cierta de encontrar por fin de donde somos, no es necesario ni se desea volver de allí. Me han contado que en este lugar no falta nada, lo reúne todo, está lleno de majestuosidad que acallará finalmente nuestros sentidos, un lugar donde nos encontraremos cara a cara con un anfitrión resplandeciente, lleno de todo, que nos permitió en sus heridas el pasaporte para estar a su lado. Me han contado que allí nuestra alma no buscará más, no anhelará más, descansaremos plenamente.

Ese viaje maravilloso sí lo haré, ese lugar resplandeciente y mágico me espera, sonreiré al llegar y encontrar lo que buscaba, los brazos de mi hermoso amado, allí completaré mi aventura.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: