El hambre en el embarazo ocasiona riesgos al bebé

Los estudios e investigación en la ciencia de la medicina, son tantos que no pasa un solo instante, en que no se haga un nuevo descubrimiento con respecto a la salud. Son incontables las universidades e instituciones de investigación dedicadas a buscar nuevos fármacos, nuevos procedimientos y a la vez corrigiendo estrategias, más; viejos tratamientos a los cuales se les han encontrado nuevas aplicaciones en otras enfermedades ajenas al origen para los cuales fueron aplicadas y prescritas. En la actualidad la medicina vive un momento estelar que va in crescendo, de la mano de nuevas tecnologías, fármacos casi milagrosos y nuevos paradigmas de la ciencia médica.

Para muestra un botón. Un nuevo estudio de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia (EE.UU). Determina que, tener falta de alimentos durante los primeros tres meses de embarazo puede ocasionar riesgos para el futuro bebé. En concreto, el trabajo publicado en la revista American Journal of Epidemiology, asocia esta falta, con un aumento de la morbilidad en general.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron la influencia de la situación definida como falta de nutrientes (esto es menos de 900 calorías al día) durante el período comprendido entre 1944 y 1945 con la conocida “hambruna del invierno holandés” motivada por la Segunda Guerra Mundial. El seguimiento se realizó durante 63 años.

Las consecuencias

22.952 persona habían nacido en el momento de la “Hambruna Holandesa”, registrándose 5011 muertes (durante el período de seguimiento). De ellas 1938 (39%), fueron por cáncer, 1040 (21%), por enfermedades del corazón, 1418 (29%) de otras causas naturales y 523 muertes (10%), por causas externas.

hambre

Las circunstancias que rodearon al invierno de 1944-1945 con la inanición de civiles causada por las condiciones de la Segunda Guerra Mundial, ofrecen una oportunidad para estudiar los posibles orígenes fetales de las enfermedades comunes y la salud de los adultos y la generación en los períodos críticos, explica L. H. Lumey, líder del estudio.

Los datos atestiguaron que la gestación temprana es muy sensible al medio ambiente y que la exposición a la hambruna durante la primera infancia para aquellas personas antes de la hambruna, no tuvo el mismo impacto en la mortalidad a largo plazo. Se trata del primer estudio que valora los posibles efectos a largo plazo de la privación de alimentos en las primeras etapas del embarazo y la mortalidad a largo plazo.

Fuente Historia: Muyinteresante.es

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: