Halloween Hace tiempo, que HALLOWEEN está entrando en nuestra sociedad con fuerza para instalarse, ya que cada vez está enganchando a más adeptos, y es que una vez que lo pruebas... quieres repetir! Pero vayamos por pasos, ¿qué es Halloween, por qué se celebra y por qué me gusta a mí celebrarlo ;) ?La palabra "Halloween"” deriva de la expresión inglesa “All Hallow’s Eve”, que significa “Víspera de Todos los Santos”. Esta celebración tenebrosa y a la vez divertida de origen anglosajón estaría vinculada a una fiesta solemne y considerada como de estricta celebración por la Iglesia Católica: el Primero de Noviembre, festividad de Todos los Santos. Pero, ¿cuáles son los orígenes de Halloween? El verdadero origen de esta fiesta es milenario y de variada procedencia. Halloween tiene dos raíces: por una parte céltica y por otra romana. Los romanos dedicaban la fiesta denominada Feralia al descanso y la paz de los muertos, haciendo sacrificios y elevando diversas plegarias a sus dioses paganos. También los romanos dedicaban una festividad a Pomona, la diosa de las cosechas y los frutos, cuyo símbolo es una manzana (acordaos del famoso juego tradicional de Halloween de morder la manzana...) Pero con anterioridad, los pueblos celtas de Irlanda, Gales, Escocia y norte de Francia, ya celebraban la festividad llamada Samhain. Samhain o La Samon era una celebración que ocurría entre finales de octubre y principios de noviembre, un rito en que se celebraba el final del verano y el comienzo del invierno y del nuevo año céltico. Los druidas, auténticos sacerdotes o chamanes célticos, creían que en la noche del 31 de octubre, las brujas gozaban de mayor fuerza y vitalidad, a los propios druidas se les concedía el don de adivinar el futuro, los límites entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos desaparecían completamente, e incluso, que los fantasmas de los muertos venían del otro mundo a llevarse consigo a los vivos. Por eso, en la noche de Samhain los druidas preparaban enormes fogatas y hacían conjuros, intentando ahuyentar a los malos espíritus, y la gente dejaba dulces o comida a la puerta de sus casas, con la superstición de que los difuntos, a quienes las leyendas les atribuían la autoría de las más crueles atrocidades, se irían satisfechos y les dejarían en paz. En aquellas gentes, para las que cualquier hecho de la naturaleza era poco menos que profético, la noche de Samhain abría el largo y crudo invierno por el que vagaban perdidos los fantasmas de los muertos del último año en busca de cuerpos que poseer para transitar al otro mundo, hasta la llegada de la primavera cuando los días son más largos y las tinieblas menguan.Cuando el cristianismo llega a los pueblos célticos, la tradición del Samhain no desaparece, pese a los esfuerzos realizados por la Iglesia Católica para eliminar supersticiones paganas que pudieran entroncar con el satanismo o culto al diablo. Sin embargo, la fiesta del Samhain, sufre alteraciones: en el calendario gregoriano, el 1 de noviembre pasó a ser el día de Todos los Santos; el Samhain, la víspera de Todos los Santos, pasó a denominarse All-hallows Eve y, actualmente, por contracción de la expresión, Halloween; y por su parte, el Día de los Todos los Difuntos o Día de Todas las Almas pasó a ser el 2 de noviembre. Las tres celebraciones juntas, “Eve of All Saints”, “Day of All Saints”, and “Day of All Souls”, se denominan en la tradición irlandesa Hallowmas.A mediados del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses empiezan a llegar a América. Con ellos llegan su cultura, su folklore, sus tradiciones, y como no: Halloween. En un primer momento Halloween sufre una fuerte represión por parte de las autoridades de Nueva Inglaterra, de arraigada tradición luterana, pero a finales del siglo XIX, los Estados Unidos reciben una nueva oleada de inmigrantes de origen céltico. La fiesta de Halloween, en América, se mezcla con otras creencias indias y en la secuela colonial, el Halloween incluye entre sus tradiciones el contar historias de fantasmas y la realización de travesuras, bromas o los bailes tradicionales. La gente comienza a confeccionar disfraces o trajes para Halloween.Es de esta manera como, en Estados Unidos, Halloween evoluciona y se olvida de la tradición cristiana para convertise en una noche de misterio, brujas, fantasmas, duendes, espíritus, pero sin que se pierda el ánimo festivo y de diversión. Una noche de dulces, bromas, disfraces y películas de terror, perdidos ya los miedos de los viejos ancestros irlandeses. Halloween Y de Estados Unidos al resto del mundo! Como las hamburguesas, amigos, porque ¿quién no ha celebrado o no le gustaría celebrar Halloween? Yo, debido a mi trabajo, empecé a celebrar Halloween hace tres años, y cómo me lo paso... bomba! Me toca la mejor parte que es la de asustar, y entre muchas ideas os aconsejo esta celebración, ya sea de forma sencilla (únicamente disfrazarse y quedar para tomar algo) o de forma más original. He aquí algunas ideas: - Una quedada en casa con los amigos viendo películas de terror y cómo no, preparándoles algunos sustos sorpresa (apagar todas las luces cuando vaya alguien al baño, esconderse tras una cortina para dar un pequeño susto, un grito sórdido en un momento en que nadie se lo espere...) y algo para beber: ¿qué tal un ponche con ojos de gominola?. - Una acampada en el bosque con historias alrededor del fuego... inolvidable chicos, os lo aseguro.   - Una cena Halloween sorpresa sin que nadie se lo espere algo asquerosilla de vista, pero deliciosa. Dedos de salchicha Sopa sangrienta de gelatina   Sesos de sandía - Una currada de pasaje del terror en tu casa, poniendo la casa patas arriba para que tus amigos flipen de lo loco o loca que puedes llegar a estar pero, ¿y lo bien que te lo pasas tú?. Y, ¿lo mal que lo pasan ellos?.   Lista de películas recomendadas para ver en Halloween: Halloween El Exorcista El proyecto de la bruja de Blair Resplandor La Profecía La matanza de Texas It Viernes 13 El exorcismo de Emily Rose Noche de miedo La noche de los muertos vivientes Pesadilla en Elm Street Los disfraces de Halloween es lo más sencillo: puedes encontrar de todo en una tienda de disfraces, desde pelucas, dientes, uñas, látex para simular heridas en la cara, sangre de mentira... Os dejo una foto mía del último Halloween en el que participé. Yo era una zombie y tuve que asustar a más de 120 chavales de entre 12 y 18 años... unas risas, ya os digo, inolvidables. Feliz halloween a todos!!!

halloween

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: