Muchas personas intentan mediante dieta y ejercicio bajar de peso. Es cierto, ambas cosas dieta y ejercicios, son la mejor forma de bajar de peso, pero para que éstas tengan resultados más permanentes y sostenidos, requieren ciertas condiciones, las cuales le aseguramos le ayudarán a perder peso y sentirse mejor y las presentamos a continuación.

1. Si padece usted de una enfermedad crónica o cualquier enfermedad o dolencia que esté tratándose, se desaconseja iniciar un programa de dieta y ejercicio sin la autorización del médico que le da seguimiento a su enfermedad crónica o sin haberse curado de su enfermedad o dolencia no permanente.

2. Con la autorización de su médico o ya curado de su dolencia o enfermedad, puede empezar a perder peso sin someterse a una dieta, incrementando la actividad física mediante caminatas suaves. Está comprobado que incrementar la actividad física, por ejemplo una caminata de 20 minutos diarios, que corresponde más o menos de 1.5 a 2 km, sin necesidad de realizar dieta alguna, inicia la mejora del estado general de salud de la persona. La actividad física mejora el aspecto estético y emocional de las personas y les hace desear menos estar sentado frente a la tv alimentándose con boquitas o papas fritas, así que ¡a levantarse y caminar!

3. Puede iniciar su proceso de dieta disminuyendo un tercio o la mitad los alimentos ricos en azúcar o grasas como la soda o gaseosa, la comida chatarra como las pizzas, hamburguesas, papas fritas y demás comidas rápidas, así como las frituras de todo tipo. Tal como lo decimos al principio de este apartado, se deben disminuir, no eliminar o suprimir del todo, pues una baja inmediata y brusca de los alimentos que ha estado acostumbrado le provocará depresión y desmejorará su estado general de salud. Con solo disminuir 1/3 de la soda que consume diariamente se sentirá mejor en poco tiempo. Esto lo preparará para el siguiente consejo.

4. Visite a un profesional de nutrición para que le aconseje cómo alimentarse correctamente. Las dietas deben ser agradables, sabrosas y dentro de la realidad del que solicita consejo. Los nutricionistas evalúan a la persona y de acuerdo con los alimentos que cotidianamente ingiere, le aconsejan qué alimentos y cantidades comer de manera que, gradualmente, equilibran su alimentación para que les provea todo lo que su cuerpo necesita para funcionar bien y sentirse mejor. También son ellos los que le aconsejan qué tipo de ejercicios deberá hacer, para que su proceso de recuperación sea completo y así la persona aconsejada se verá bien y se sentirá mejor.

Nosotros podemos ayudarle en esa tarea, visite nuestro blog: www.welfaresanitas.blogspot.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: